Listin Diario Logo
28 de mayo 2020, actualizado a las 11:17 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 20 de diciembre de 2009

ENFOQUE

Copenhague alcanza avances mínimos

SE APLAZA PARA LA CONFERENCIA DE LAS PARTES QUE SE EFECTUARÁ EN 2010 EN MÉXICO, EL ESTABLECIMIENTO DE LOS OBJETIVOS PARA LA REDUCCIÓN DE GASES CONTAMINANTES

  • Copenhague alcanza avances mínimos
    El documento de conclusiones reconoce que deben reducirse las emisiones para evitar un ascenso de las temperaturas superior a 2ºC.
Solange de la Cruz Matos
Santo Domingo.- La decimoquinta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 15) terminó sin muchos avances que exhibir. La jornada, pautada para concluir el viernes 18, se extendió hasta ayer sábado 19 en un esfuerzo por lograr que la “Declaración de Copenhague” fuera suscrita por el plenario, conformado por 193 países, condición para que pueda ser considerada como un acuerdo de las Naciones Unidas.

El documento de conclusión fue redactado por los líderes Barack Obama, de Estados Unidos; Wen Jiabao, de China; Jacob Zuma, de Sudáfrica, y Manmohan Singh, de India. La Unión Europea se adhirió posteriormente. Al final, apenas fue suscrito por una veintena de jefes de Estado y de Gobierno.

Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia y Sudán lo calificaron de ilegítimo. El presidente venezolano, Hugo Chávez, acusó a Obama de promover un documento a puerta cerrada, que no fue debatido por las delegaciones: “Jamás lo aceptaremos. Queremos dejar claro que todos los países somos iguales y tenemos el mismo nivel”.

Debido a esas divergencias, y para salir del estancamiento, se acordó incluir en el encabezado del “acuerdo” una relación de los países que no lo suscribieron.

Mucha espuma
El economista Alejo Etchart, de la entidad Stakeholder Forum y quien participó de la COP15, considera que el “Acuerdo de Copenhague” equivale a cero. “Todo, absolutamente todo, sigue abierto. Mejor es esto que un mal acuerdo, pero se han derrochado dos años e ingentes recursos en llegar a prácticamente nada. Es evidente que, además de otros, el mundo tiene un problema de gobernabilidad”.

Califica el documento de dos páginas y media como “un vago acuerdo de mínimos” que reconoce que deben reducirse las emisiones para evitar un ascenso de las temperaturas superior a 2?C, y que una revisión del acuerdo en 2016 “debería analizar la conveniencia de limitar el incremento a 1’5?C”.

El documento determina una reducción conjunta de las emisiones de los países desarrollados de un 80%, y dice que el punto máximo de emisiones debe alcanzarse “lo antes posible”.

Además, establece que los países en desarrollo deben reportar sus avances cada dos años y fija un fondo de 30,000 millones de dólares en total, durante los próximos tres años, a aportar por los países desarrollados para acciones de mitigación y adaptación en los países en desarrollo. Esa ayuda deberá ir creciendo anualmente hasta los 100,000 millones en 2020.

El “acuerdo” plantea también que debe acordarse la forma de incentivar la no deforestación y llama a continuar las negociaciones a la mayor brevedad posible.

Etchart destaca que EE.UU. hizo una concesión a China al no recoger en el texto final que las emisiones totales deben disminuir en un 50% en 2020. Estados Unidos y China emiten juntos el 40 por ciento de la contaminación global. Otro aspecto del “acuerdo” es que todos los países deberán presentar a más tardar en febrero de 2010 sus planes para recortar las emisiones de CO2.

Crónica de un final anunciado
Los resultados poco satisfactorios de Copenhague se veían venir debido al poco avance en las primeras sesiones de discusiones, evidenciando la falta de voluntad para llegar a acuerdos definitivos por parte de los grandes emisores de carbono.

“Cuba: Cumbre de Copenhague se arriesga a estrepitoso fracaso” tituló la agencia de noticias cubana Prensa Latina; mientras la Agencia Francesa de Prensa AFP desplegó el titular: “Latinoamérica reclama un acuerdo climático justo con propuestas antagónicas”.

En tanto, www.milenio.com destacó en uno de sus titulares sobre la cumbre: “Buscan líderes salvar conferencia del clima en Copenhague”, mientras que www.larazon.es tituló el pasado jueves: “La cumbre de Copenhague atraviesa su peor momento”.

Ese mismo día el ministro cubano de relaciones exteriores, Bruno Rodríguez, dijo que en la cita de Copenhague se evidenciaba “una completa falta de voluntad política de los países desarrollados”: “Aquí no hay ningún resultado de negociación, no nos hemos podido poner de acuerdo... Es difícil predecir qué va a ocurrir en las próximas horas, pero da la impresión de que se adoptará un documento de trámite con la mirada en eventos futuros, como una sesión intermedia a mediados de 2010 y la COP16 al final”.

Para Alejo Etchart, la gran dificultad está en que “el desarrollo sostenible implica un cambio de paradigma del crecimiento, por lo que los países desarrollados, aun siendo conscientes de su responsabilidad mayoritaria en el calentamiento global, son reacios a pagar el coste, porque implica un lastre para su crecimiento económico”.

Destacó en las negociaciones las ausencia de los jefes de gobierno de muchos países productores de petróleo, entre los que citó Angola, Azerbaiján, Irak, Kazajstán, Libia, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, así como de países latinoamericanos como Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, Paraguay, Perú y Uruguay.

En tanto, Sergio Zelaya, de la Oficina de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD), comentó que quedaron fuera del documento “los intensos llamados a actuar decididamente en adaptación al cambio climático y conforme a las metas de desarrollo del milenio aprobadas por la comunidad internacional hace unos nueve años”.

“Tampoco veo que el acuerdo incluye los aspectos morales ni de ética ambiental que tanto mencionaron durante las dos semanas de Copenhague muchos políticos.

Estos dos temas: la obligación moral de actuar de inmediato frente al cambio climático y de hacerlo en adaptación en aquellos países y focalizando en aquellas poblaciones más vulnerables, han sido dejados pendientes una vez más. No es en vano que los países en desarrollo se sientan una vez más defraudados... lo económico prevaleció al final”, concluyó.

DATOS RELEVANTES DE LA CONFERENCIA
La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se efectuó en el Bella Center del 7 al 19 de diciembre. Estaba prevista para concluir el 18.

ï Participaron 193 países.

ï Hubo 46 mil personas acreditadas. 21 mil eran de la Sociedad Civil.

ï La mayor delegación la tuvo Brasil, con 600 representantes.

ï La presidenta de la conferencia fue la ministra de Medioambiente danesa, Connie Hedegaard.

ï Ella fue sustituida por el primer ministro danés, Lars Loekke Rasmussen, cuando las discusiones se tornaron más álgidas.

ï Yvo de Boer fue el secretario ejecutivo de la Convención sobre Cambio Climático de Naciones Unidas.

ï La fase de alto nivel se inició el martes 15 de diciembre.

ï A la última sesión sólo permitieron el ingreso de 300 miembros de la Sociedad Civil. “Lo que ha sucedido en Copenhague es muy grave, porque ha significado la exclusión de la sociedad”, aseguró el sindicalista español Joaquín Nieto, presidente de honor de la Fundación Sustainlabour.

ï El principal reclamo fue el compromiso global de reducción de emisiones y de financiación de los países ricos para ayudar a los pobres a adaptarse y a implantar tecnologías para reducir emisiones.

ï El tema más conflictivo fue el de las “verificaciones internacionales”, debido a que China (que junto con Estados Unidos emite el 40 por ciento del CO2) se opone a que organismos internacionales verifiquen sus reducciones.

ï Tras dos semanas de discusiones entre jefes de estados y de gobiernos, y ministros de medio ambiente de 193 países, de intensas protestas y manifestaciones, la COP15 concluyó sin acuerdos legales, obligatorios, que entren en vigor a principios de 2013, tras la expiración de los compromisos del Protocolo de Kyoto.

ï México será la sede de la próxima Cumbre de la ONU de Cambio Climático, en diciembre de 2010.


Más en La República