Song Kang-Ho, el rostro del cine surcoreano premiado en Cannes

  • Song Kang-Ho

AFP
Cannes, Francia

Estrella del cine coreano, Song Kang-ho, premiado este sábado en Cannes, logró fama internacional gracias a "Parásito", Palma de Oro de 2019 y Óscar a la mejor película, por un rol de patriarca de una familia de embaucadores.

A sus 55 años, Song cruza ahora un nuevo nivel. Este sábado, emocionado al recoger el premio a la mejor interpretación por su papel en "Broker", del japonés Hirokazu Kore-Eda, se limitó a expresar su agradecimiento a su familia, que estaba presente en la sala.

Song interpreta en "Broker" a un hombre hundido por las deudas que descubre un bebé abandonado y se presenta voluntario para encontrarle una nueva familia a cambio de dinero.

Emprende entonces un periplo entre la ciudad portuaria de Busan y Seúl.

Es su primera colaboración con Hirokazu Kore-Eda, gran analista de la familia y de las relaciones entre padres e hijos.

El intérprete recordó que se esperaba una dirección "meticulosa y calculada" de Kore-eda, en parte por sus ideas preconcebidas sobre los artistas japoneses.

"Pero realmente nos respetó y nos hizo descubrir emociones de forma totalmente libre", explicó.

Actor fetiche de Bong Joon-ho

"Song Kang-ho es un actor muy expresivo, ya sea para expresar tensión, comedia o confusión", declaraba recientemente a la AFP Brian Hu, profesor de cine de la universidad de San Diego.

"Broker" permite al actor dar rienda a su sensibilidad.

"No es la historia, el tema o ni siquiera el guión lo que me ha motivado, sino el hecho de trabajar con él (Kore-Eda). Amo enormemente su cine, por su humanidad y por el amor que da a sus personajes", explicó el actor en una entrevista con Paris-Match. 

En julio del año pasado Song ya había estado en Cannes para formar parte del jurado, junto a estrellas como Tahar Rahim o Spike Lee.

El actor nació en 1967 en Gimhae, y empezó su carrera en el teatro. En 1996 logró un pequeño papel en la película "El día que un cerdo cayó al pozo", y a partir de ahí empezó su despegue.

"Green Fish" llega en 1997, y luego trabajó con Kim Jee-woon ("The Quiet Family") y otro maestro del cine surcoreano, Park Chan-wook ("Joint Security Area").

Antes de "Parásito" ya logró notoriedad internacional y buenas críticas junto al cineasta Bong Joon-ho por la película de acción "Rompenieves" en 2013.