Grandes clásicos del cine: "Persona", de Igmar Bermang

Para muchos cinéfilos esta puede ser el film más representativo del mundo del gran cineasta sueco

Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo, RD

Esta obra maestra fue dirigida por uno de los más grandes cineastas del mundo, Ingmar Bergman, Su estreno fue en 1966 y protagonizada por sus dos musas que han realizado muchas de sus películas: Bibi Andersson y Liv Ullmann.

La primera encarna a una enfermera que trata de crear un vínculo para que el personaje que interpreta Liv Ullmann pueda volver a recuperar el habla tras haber decidido callar de manera voluntaria a través de su última función teatral.

El título hace referencia a las máscaras del teatro en la antigua Grecia, donde el rostro de dicha máscara representa un punto o personaje; mientras detrás se esconde otro rostro que viene siendo la otra cara.

Es la mascarada social que muchas veces representamos donde cada persona tiene una cara diferente ante diversas situaciones de nuestras vidas.

La película comienza de una manera muy especial. Nos muestra cuando se enciende un proyector cinematográfico y después aparecen unas imágenes inconexas arrojándonos en el desarrollo de la trama un tema complejo.

Elizabeth Vogler (Liv Ullmann) es una reconocida actriz de teatro que decide quedar muda y es ingresada a un hospital donde les hacen todo tipo de análisis concluyendo que biológicamente se encuentra completamente sana.

En la habitación del hospital, Elizabeth observa en la televisión, imágenes de la guerra de Vietnam, un monje realizando un suicidio al estilo bonzo, y en la imagen aparece esa profunda inquietud del horror y de lo cruel de la vida. Se preguntará uno: será el miedo a la vida?

Para sacarla de su mutismo voluntario, le envían a una enfermera de nombre Alma (Bibi Andersson) y ambas se dirigen a una casa cerca de la playa, para que en plena soledad, la enfermera pueda romper el silencio de Elizabeth.

Aquí se establecerá una relación donde la enfermera le relata su vida a la actriz resultando una simbiosis. Con el tiempo se van funcionando los sentimientos como si ambas fueran una sola.

Elizabeth sin decir una palabra resulta ser más fuerte que Alma; por lo que se produce una especie de vampirismo de la personalidad. Alma cuenta toda su vida íntima y más allá; porque se siente familiarizada con Elizabeth, porque la admira como actriz y proyecta en ella el “Yo Ideal” que constituye ese modelo de ser colectivamente aceptada. Es por ello, que Elizabeth va absorbiendo la personalidad de Alma.  

En el escrito de Jaume Cardona en su página virtual denominada cine y psicología nos expresa lo siguiente sobre este proceso de vampirización: “Esta consideración del otro como parte de sí mismo es lo que hace a Alma susceptible de ser vampirizada. Su necesidad de Elizabeth, su necesidad de reconocerse a través del otro, la hacen dependiente de esta y su silencio negador la precipita en los abismos de la pérdida de identidad. En cierta manera, el silencio de Elizabeth es el abismo de La Cosa lacaniana, perderse en su más allá. 

Tras el rechazo de Elizabeth, Alma entra en un extraño mundo donde realidad y fantasía son difíciles de discernir. Donde se dificulta reconocer si lo que sucede, ocurre en realidad o en la fantasía de Alma; si bien, y como diría Jung, constituyen finalmente su realidad psicológica.”

Bajo este esquema Alma es confundida y adopta el rol de Elizabeth por momentos, y es parte de la mascarada sobre posiciones diversas que muchas veces tomamos en nuestras vidas ante la sociedad.  Bergman como buen conocedor de la psiquis humana, lo plasma en sus películas donde profundiza el Yo.

El filme termina cuando Alma hace lo posible para reconstruir su vida y regresa a su mundo cotidiano y rechaza a Elizabeth como el otro Yo. Entonces, las imágenes vuelven aparecer como el principio hasta que se apaga el proyector.

“Persona” es una película compleja, digna de análisis sobre la problemática de la identidad personal; pero sobre todo, es una obra singular. Tal y como singular es el título, donde a través del lenguaje cinematográfico, Bergman nos habla y nos manifiesta sus inquietudes. 
Verdadera joya de la cinematografía mundial. 

+ Curiosidades

1) El termino persona viene del teatro clásico griego “per” “sona” es la máscara del actor a través de la cual nos llega su voz.

2) Bergman escribió el guion cuando pasó una larga convalecencia en un hospital a causa del stress.

3) Ingmar Bergman había llegado al clímax de su inspiración. Así lo había manifestado en el 1990 cuando sale publicado su libro titulado “Imágenes” donde expresa lo siguiente: “Tengo la sensación de que en Persona he llegado al límite de mis posibilidades. Que en plena libertad, he rozado esos secretos sin palabras que sólo la cinematografía es capaz de sacar a la luz”.

4) Es considerada una de las mejores películas de la historia en donde nos sumerge de lleno al tema de la identidad y el reconocimiento a través del otro.