Actrices de talento contra la imposiciĆ³n de la eterna juventud

EFE
Reportajes

El tiempo pasa para todos, pero durante años Hollywood parecía tener una medida diferente para hombres y mujeres. A partir de los cuarenta es más difícil para una actriz que para un actor encontrar papeles o hacerlo sin dejarse encasillar en determinados roles. En los últimos años diversas actrices han denunciado y se han rebelado contra esta situación.

“Estaba frustrada, igual que tantas mujeres en diferentes carreras, ante la idea de que me dijeran: ‘Bueno, eso es todo: has pasado por ese período en el que todo va a estar bien y ahora estas en los cuarenta y no nos interesa tanto tu narración o tus ideas o quién eres como mujer o como persona”, dijo Nicole Kidman el pasado agosto a la revista You.

La actriz de 54 años sigue cosechando éxitos con títulos como “The Undoing” o “Big Little Lies”, coproducidas por su propia compañía Blossom Films. En el caso de “Big Little Lies”, en colaboración con la productora de su compañera de reparto Reese Witherspoon, Hello Sunshine, puesta en marcha en 2016.  

En su discurso de aceptación tras ganar un premio del Sindicato de Actores en 2018 por su papel en “Big Little Lies”, Kidman aprovechó para poner esta realidad sobre la mesa. Sobre el escenario, la actriz australiana enunció el nombre de numerosas actrices como Meryl Streep, Jane Fonda, Judi Dench y Susan Sarandon, entre otras, y les dio las gracias por sus actuaciones pioneras. Después resaltó lo maravilloso que era que las actrices tuviesen hoy la oportunidad de tener una carrera pasados los cuarenta.

“Hemos demostrado y estas actrices y muchas más están demostrando que somos potentes, poderosas y viables”, dijo. “Solo ruego a la industria que nos apoye, porque nuestras historias finalmente se están contando. Y es solo el principio y estoy orgullosa de ser parte de una comunidad que está instigando este cambio”.

Cuando la actriz Olivia Wilde se presentó para un papel para la película “Wolf of Wall Street” de 2013 le dijeron que era “muy mayor”, según dijo ella en el “The Howard Stern Show” y recogieron varios medios. No le especificaron si para interpretar a la primera mujer del protagonista o la segunda.

Ella tenía 29 años y el actor que hubiese sido su compañero, Leonardo Dicaprio, 38. Finalmente, en la piel de la primera esposa se metió Cristin Milioti, un año más joven que Wilde y once más que Dicaprio, y en la de la segunda, Margot Robbie, 16 años más joven que el actor protagonista.

Algo similar sucedió con Maggie Gyllenhaal, que con 37 años -ahora tiene 43- fue considerada demasiado mayor para interpretar a la amante de un hombre de 55 años. “Me sorprendió. Me hizo sentir muy mal, me enfadó y luego me hizo reír”, dijo a The Wrap, en 2015.

En “Mank”, la película sobre Herman Mankiewicz, guionista de Ciudadano Kane, el papel protagonista fue interpretado por Gary Oldman, a los 62 años. En el de su mujer, Sara Mankiewicz, se metió Tuppence Middleton, de 33 años. En la vida real, los dos miembros de la pareja habían nacido el mismo año.

Delante de las cámaras, ellos se convierten en maduros interesantes a medida que cumplen años, con parejas amorosas que podrían ser sus hijas en la vida real. “Es ridículo. Todos hemos visto a James Bond mientras se hacía más y más viejo y sus novias, más y más jóvenes. Es tan molesto”, dijo Helen Mirren en un evento de 2015 organizado por The Wrap.

“Recuerdo que mientras rondaba los cuarenta, pensé que cada película sería la última, de verdad”, dijo Meryl Streep al Wall Street Journal Magazine en 2016. “Y toda evidencia de otras mujeres en la cuarentena en aquel momento, hace 27 años, te llevarían a creer que así era”.

Streep siguió trabajando después de cumplir los cuarenta y lo sigue haciendo, siendo una de las actrices más admiradas, pero no parecía que eso fuese la tónica común en la industria, sino más bien una excepción.

“Meryl Streep está brillante en ‘August: Osage County’, demostrando que todavía hay buenos papeles en Hollywood para Meryl Streeps de más de sesenta años”, dijo Tina Fey en el monólogo de humor con el que ella y Amy Poehler abrieron los Globos de Oro de 2014.

¿EXISTE UNA FORMA DE ENVEJECER SIN GRACIA?

Dakota Johnson también habló sobre este tema en una entrevista en la edición británica de Vogue en 2016. “¿Por qué mi madre no hace películas? ¡Es una actriz extraordinaria!”, dijo en referencia a Melanie Griffith. “¿Por qué mi abuela [Tippi Hedren] no hace películas? Esta industria es jodidamente brutal. No importa lo dura que seas, a veces tienes la sensación de no ser querida. Es absurdo y feroz. Cada vez que estoy un tiempo inactiva, no estoy segura de si volveré a trabajar”.

Diversas actrices han reivindicado en diferentes ocasiones que envejecer es algo irremediable y que las mujeres deben poder hacerlo de manera natural. “Hay mucho juicio inherente al término envejecer con gracia”, dijo Julianne Moore a la revista As If, según recogió People, sobre la expresión, que califica de sexista al usarse principalmente con mujeres. “¿Existe una forma de envejecer sin gracia?”, añadió. “Es parte de la condición humana, entonces ¿por qué siempre hablamos de ello como si fuera algo sobre lo que tenemos control?”

Los hombres de cuarenta o más representaron el 52% de todos los papeles masculinos. Mientras que las mujeres de cuarenta o más supusieron el 32% de los personajes femeninos, según se lee en el último informe, referente a 2020, “It’s a Man’s (Celluloid) World”, de la doctora Martha M. Lauzen del Centro para el Estudio de las Mujeres en Televisión y Cine de la Universidad estatal de San Diego.

La mayoría de los personajes femeninos, casi el 60%, están en la veintena y la treintena, mientras que la mayoría de los masculinos, el 52%, está en la treintena y la cuarentena.