Listin Diario Logo
17 de septiembre 2021, actualizado a las 09:26 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento domingo, 05 de septiembre de 2021

GENTE

Entre las más ricas y hechas a sí mismas

EFE
Estados Unidos, US

Rihanna, Dolly Parton y Cindy Crawford son artistas y millonarias, que ya tienen su sitio dentro de la lista de las 100 mujeres estadounidenses más ricas que publica la revista Forbes, donde también tienen su lugar las Kardashian.

DESTACADOS:.

Rihanna, cantante que triunfó con canciones como “Umbrella” o “Work”,  aparece en esta lista ya en el nada despreciable puesto 16. Su patrimonio tiene un valor neto de 1.700 millones de dólares, según Forbes y es la cantante más rica del mundo.

Dolly Parton, la estrella de música country, ha entrado por primera en la lista, con un patrimonio  neto de 350 millones de dólares; y Cindy Crawford, que  reinaba sobre las pasarelas años atrás,  ha conseguido gracias a sus negocios una fortuna neta de 225 millones de dólares.

Diane Hendricks, dueña de ABC Supply, encabeza la lista con un patrimonio de 11.000 millones de dólares; le sigue Judy Faulkner, fundadora de Epic Systems con 6.500 millones; y el bronce es para Meg Whitman, de Quibi, con 6.300 millones.

Por cuarto año consecutivo, Diane Hendricks, dueña de ABC Supply, una empresa de suministro de tejados, encabeza la lista de las 100 mujeres que han conseguido labrarse las mayores fortunas de Estados Unidos, con un patrimonio valorado en 11.000 millones de dólares. 

Judy Faulkner, fundadora de Epic Systems, el principal proveedor de software de registros médicos, ocupa la segunda posición, con 6.500 millones. 

Meg Whitman, consejera delegada de Quibi, una plataforma de “streaming” de contenido de corta duración, completa el podio con 6.300 millones. 

En el resto de puestos de la lista, entre empresarias de éxito y ejecutivas de importantes compañías, destacan algunos nombres más conocidos por el público, ya que tienen un perfil que trasciende al mundo de los negocios y se adentra en el del espectáculo. Por ejemplo: Dolly Parton, Cindy Crawford y Rihanna, que es la más exitosa de las artistas. 

RIHANNA.

Cantante que triunfó con canciones como “Umbrella” o “Work”,  Rihanna aparece en esta lista ya como multimillonaria y en el puesto 16. Su patrimonio tiene un valor neto de 1.700 millones de dólares, según Forbes. 

Su último disco hasta la fecha, “Anti” vio la luz en 2016. Un año después, la de Barbados lanzó Fenty Beauty, una compañía de cosmética cuyos productos se venden exclusivamente en las tiendas Sephora, cuya valoración es una de las principales responsables de su fortuna. 

“¿Pintalabios en Barbados? No a no ser que fuese dama de honor en la boda de una amiga. Mi madre no era flexible. Yo no llevaba maquillaje”, dijo a Instyle el mismo año que puso en marcha la compañía, con la que quería llegar a todo tipo y tono de piel. 

“Eso era muy importante para mí. Quería que todos se sintiesen incluidos”, comentó quien se ha convertido en la cantante más rica del planeta.

 DOLLY PARTON.

Dolly Parton, la estrella de música country, ha entrado por primera en la lista, aunque aún un tanto lejos de los primeros puestos, con un valor neto de 350 millones de dólares. 

En un año marcado por la pandemia de covid-91, aparte de donar un millón de dólares a la compañía farmacéutica Moderna para el desarrollo de la vacuna contra la enfermedad, compuso y lanzó una canción, un álbum navideño y protagonizó una película en la plataforma Netflix. 

Un tercio de su fortuna proviene de su catálogo musical, del que retuvo prácticamente todos los derechos desde que fundó su propia compañía de publicación en 1966, según publicó Forbes. 

Sin embargo, lo que más engrosa la cuenta de la reina del country es Dollywood, el parque temático que cofundó en Tennessee, Estados Unidos. 

Parton nació en el mismo estado en el que se encuentra Dollywood, en 1946. Proveniente de una familia rural humilde, oía cantar a su madre mientras se hacía cargo de ella y de sus once hermanos. 

Dolly comenzó a cantar en la iglesia y luego en estaciones de radio y televisión. En cuanto acabó la secundaria, según Forbes, se mudó a Nashville, cuna del country, donde componía canciones con su tío, con quien, después de un primer contrato con Combine Music, fundó su propio sello.

CINDY CRAWFORD.

En las pasadas décadas de los ochenta y los noventa Cindy Crawford reinaba sobre las pasarelas junto con sus compañeras supermodelos. Hoy, lo hace también en el mundo de los negocios, con una fortuna neta de 225 millones de dólares. 

En 2004 fundó una compañía dedicada al cuidado de la piel, llamada Meaningful Beauty, de la que actualmente posee la mitad de sus acciones.

En una charla en 2014 con 650 alumnos de la Marshall Business School de la Universidad del Sur de California mencionó que un punto clave en su desarrollo empresarial fue no renovar un lucrativo contrato con Revlon para lanzar su empresa. 

“Llega un momento en el que quieres participar. Imagino que creí en mí misma y en la idea y la intención de Meaningful Beauty y quise arriesgarme”, dijo la empresaria según se puede leer en la página de la institución. 

FAMILIA KARDASHIAN.

Tras la venta por parte de Kim Kardashian West del 20% de su compañía de cosméticos KKW Beauty a Coty, por 200 millones de dólares, según las estimaciones de Forbes, la fortuna de Kim Kardashian West estaría valorada en 900 millones de dólares.

Esta venta se convierte así en la segunda mayor operación de liquidez del clan Kardashian, después de que Kylie Jenner vendiera, también a Coty, la mitad de su compañía de cosméticos, Kylie Cosmetics.

 “Kim es un verdadero icono global de los tiempos modernos”, ha asegurado el presidente y CEO de Coty, Peter Harf. “Esta influencia, combinada con el liderazgo de Coty y su profunda experiencia en la belleza de prestigio nos permitirá alcanzar todo el potencial de sus marcas”, informaba Fobes.

Por su parte la fortuna que ha recalculado Forbes que posee Kylie Jenner, tras tener ciertos encontronazos con los expertos en finanzas que no ajustaban su verdadero valor, la estiman en unos 700 millones de dólares.

DIANE HENDRICKS.

“Tuve una vida hermosa, viviendo en la granja. Una casa bonita, una gran casa blanca cuadrada.

Pero siempre quise ir a la ciudad. Quería ponerme un traje”, dijo Hendricks a Forbes en 2017. 

Era una de las nueve hijas de una pareja de productores lecheros de Wisconsin y, junto a su marido, construyó ABC Supply, el principal distribuidor mayorista de tejados del país. 

Antes de estar al frente de su propio imperio, Hendricks fue una madre adolescente, poco antes de cumplir la mayoría de edad. 

“En ese momento no podías ir a la escuela y estar embarazada”, comentó al medio, así que estudió el último año de secundaria en casa. 

“Subía después de que los otros estudiantes se hubieran ido, hacía mi examen y entregaba mi trabajo escolar”, dijo. 

Después conoció a su marido, que había dejado el instituto para trabajar con su padre en el negocio de la construcción de tejados. 

Juntos construyeron la base del éxito actual de ABC Supply. Abrieron su primera tienda en 1982; en 1994 ya contaban con más de cien y, cuatro años después, facturaban 1.000 millones de dólares. Él falleció en 2007 y ella se mantuvo al frente, llevando a la compañía con la que se ha labrado su fortuna. 

JUDY FAULKNER.

La empresa que fundó Judy Faulkner y de la que es consejera delegada, Epic Systems, controla gran cantidad de registros médicos y, gracias a ella, figura en el segundo puesto de esta lista. Faulkner nació en 1973 y desde pequeña se interesó por las matemáticas. De hecho, ese es el camino que eligió también para su formación. 

Se especializó en matemáticas en el Dickinson College y en unas prácticas de verano tomó contacto con la programación. “Siempre me gustó hacer cosas con arcilla”, dijo a Forbes el pasado abril, “y la computadora era arcilla de la mente. En lugar de físico, fue mental”. 

Unos cuantos años después, en 1979, Faulkner tuvo la idea detrás de Epic y con John Greist, jefe de residentes de medicina, pidieron dinero a amigos y familiares para ponerla en marcha.

Unos años después, Greist abandonó la junta y Faulkner siguió adelante con la compañía, de la que sigue siendo consejera delegada a sus 78 años.