Listin Diario Logo
27 de septiembre 2021, actualizado a las 05:55 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento domingo, 25 de julio de 2021

Cinco padres de película

  • Cinco padres de película
  • Cinco padres de película
  • Cinco padres de película
Pachico Tejada
Santo Domingo, RD

El día de los padres se celebra en República Dominicana el último domingo del mes de julio y en el cine hay una cantidad enorme de filmes que abordan de distintas formas el tema de la paternidad.

Un tópico que en el cine local ha sido reflejado con la ausencia de esa figura, en filmes dramáticos como "La hija natural" (Leticia Tonos, 2011), "A orillas del mar" (Bladimir Abud, 2016), "Malpaso" (Héctor Ml. Valdez, 2020).

Varios aspectos son esenciales a la hora de hablar de la relación padre-hijo es el aspecto de la protección. Y de eso hay muy buenos ejemplos en la filmografía mundial, como la italiana "La vida es bella" (La vita è bella, 1997) en la que Guido, Roberto Benigni evita que su hijo Giosuè (Giorgio Cantarini) sufra los traumas físicos y psicológicos de la Segunda Guerra Mundial, mientras son prisioneros en un campo de concentración nazi.

Esta es una hermosa historia en la que en tono del característico humor de Benigni, quien también la dirigió, hace que su hijo crea que es un juego de su imaginario inocente, evitando que viva de forma directa, el horror de ese momento histórico en Italia.

Otro filme italiano que merece mención, y del que el anterior posee influencias, es "El ladrón de bicicletas"(Ladri di biciclette) de Vittorio de Sica, que se ubica en los años de la posguerra, en el mismo país. Pieza clave del neorrealismo italiano, su historia se desarrolla en la Roma de 1948, tres años después de la de Benigni, y con la aventura de un padre en busca de trabajo en ese precario tiempo en el que solo a los que tenían una bicicleta obtenían trabajo.

Antonio (Lamberto Maggiorani) y Bruno (Enzo Staiola) tendrán que enfrentarse a la experiencia de perder la bicicleta, en un drama conmovedor, cercano al documental en el que el niño conocerá de primera mano la dureza que supone vivir.

Así como la guerra y la precariedad activa el afán de protección de los hijos, el cine también ha presentado a padres que han tenido que irse al lado del crimen cuando se trata de que a su familia no le pase nada malo. Es el caso de Vito Corleone (Marlon Brando-Robert De Niro), en "El Padrino" y "El Padrino II" (The Godfather, The Godfather II, Francis Ford Copolla, 1972, 1974, respectivamente).

En la primera cinta hay varias escenas en las que utiliza frases y consejos a sus hijos para que entiendan cómo funciona el mundo en el que se manejan. "Nunca vuelvas a decir lo que piensas a alguien que no sea de la Familia", le dice a su hijo Sonny (James Caan) cuando este habla sin haberle consultado durante una negociación con uno de sus antagonistas. En otro momento, aconseja a su hijo Michael (Al Pacino), sobre cómo dirigir a la Familia, ya que él está retirado.

Otro padre que se mueve en el mundo de la mafia, pero esta vez no de la italiana, sino de la irlandesa, es Michael Sullivan (Tom Hanks) en "Camino a la perdición" (Road to Perdition, Sam Mendes, 2002). En esta, Hanks, en la piel del asesino Sullivan, tendrá que proteger al único hijo que le queda de que sea asesinado por Connor Rooney (Daniel Craig), hijo de su jefe, John Rooney (Paul Newman). Una "Road Movie" gangsteril que explica cómo se puede defender a un hijo siendo un criminal y al mismo tiempo darle el ejemplo de que no siga por ese camino.

Otro padre extremo, que no tiene límites a la hora de defender a los suyos es Bryan Mills (Liam Neeson), de Búsqueda implacable (Taken, Pierre Morel, 2008).  Cuando su hija Kim (Maggie Grace) es secuestrada por una organización criminal, él, un ex agente especial de la CIA, tendrá que rescatarla. Muy popular es la respuesta que le da al que tiene a su hija cuando logra hablar con él por teléfono celular. "No sé quién es usted, ni sé lo que quiere. Si espera cobrar un rescate, le aviso de que no tengo dinero. Pero lo que sí tengo es una serie de habilidades concretas, habilidades que he adquirido en mi vida profesional. Habilidades que pueden ser una pesadilla para gente como usted. Si suelta a mi hija ahora mismo todo quedará zanjado. No le buscaré, ni le perseguiré. Pero si no lo hace, le buscaré, te encontraré y le mataré".