Listin Diario Logo
24 de noviembre 2020, actualizado a las 06:19 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento sábado, 24 de octubre de 2020

Un doctor alocado que brega con el monstruo: Una parodia para todas las edades

  • Un doctor alocado que brega con el monstruo: Una parodia para todas las edades
  • Un doctor alocado que brega con el monstruo: Una parodia para todas las edades
  • Un doctor alocado que brega con el monstruo: Una parodia para todas las edades
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo, RD

 La parodia es una imitación de forma de ca­ricatura o bur­la con la única misión de hacer reír. Ha­ciendo uso de recursos iró­nicos como forma transgre­sora del personaje o de una situación determinada, en la antigua Grecia se utiliza­ba este “género” como un divertimento.

El cine no es ajeno a este tipo de recurso como mane­ra de alegrar a una audien­cia. Un director recurrente en este estilo lo fue Mel Bro­oks, uno de los más exitosos comediantes en la década de los años setenta del siglo pasado. Una de esas pelícu­las que produjo y dirigió lo fue “El joven Frankenstein” (1974) donde parodia al ci­ne de terror a partir del fil­me “Frankestein” (1931) un clásico por antonomasia de la Universal Pictures.

Mel Brooks utiliza el mis­mo escenario y la misma trama; pero con aires de hu­mor y de forma burlesca. Gracias a esta virtud atrajo a todo un público que lo res­paldó por su graciosa pro­puesta a partir de un guion muy original. Mantuvo la esencia de rodarla en blan­co y negro para darle ese toque visual de la era precolor. Además, incluyó un elenco espectacular de sus alter ego en sus películas como Gene Wilder y Marty Feldman.

La trama se origina cuan­do el nieto del famoso cien­tífico que dio vida al legen­dario monstruo reniega de sus ancestros y se ha­ce cambiar el apellido a “Fronkonsteen”. Siendo un catedrático en constante divergencias con sus estu­diantes de manera gracio­sa. Un día recibe una noti­ficación de ser el heredero de los bienes de su abuelo y tendrá que realizar un via­je hacia Transilvania. Ahí lo recibe quien será su torpe asistente Igor y entre ambos harán una mutual enrique­cedora para los gags visua­les.

En el castillo de su abue­lo, al científico se ocurre el deseo de dar vida a un ca­dáver tal y como su ances­tro había realizado, pe­ro con ciertos matices muy particulares. Brooks coloca­rá las escenas más dispara­tadas y frases legendarias que facilitarán la risa a to­dos los gustos.

La fotografía, con sus ma­tices de claroscuros, hace un honor a ese cine de blan­co y negro del ayer, enfa­tizando en unos primeros planos, el realce a las carac­terizaciones de los persona­jes. Es por ello, que la pues­ta en escena es excelente. Fue muy elogiada por la crí­tica y el público en su mo­mento.

En estos momentos de encierro provocado por la pandemia, les recomiendo una cinta que podrán disfru­tarla de principio a fin.

CURIOSIDADES

 El filme es una parodia a las obras de terror de la década de los años treinta.

El rodaje transcurrió sin contratiempos y se reali­zó desde el 26 de febre­ro hasta el 3 de mayo de 1974, pasando a la post producción de manera rápida. Su estreno fue en el mes de diciembre del mismo año.

Fue nominado a dos Premios Oscar: Mejor Sonido y Mejor Guión Adaptado.

Tuvo un presupuesto de tres millones de dólares y obtuvo ganancia de ca­si noventa millones de dólares.

En el 2003 el Congreso de los Estados Unidos la eligió para su conserva­ción en el “National Film Registry” por ser cultu­ralmente significativa para fines de su preser­vación.