Listin Diario Logo
27 de noviembre 2020, actualizado a las 12:14 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento domingo, 04 de octubre de 2020

LETRAS

12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa

  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa

    Grace Kelly.

  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa
  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa
  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa
  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa
  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa
  • 12 actores: Que abandonaron la interpretación para dedicarse a otra cosa
Salomé García
Tomado de EL PAÍS
Madrid, España

1.
Meghan Markle
.
Sobran las presentaciones. Tras algunas discretas apariciones en el cine en películas como Recuérdame (2010), Meghan alcanzó el éxito en televisión gracias a su papel como Rachel Zane en la serie Suits. Siete temporadas duró en ese papel, hasta que el príncipe Harry de Inglaterra se cruzó en su vida. El hijo rebelde de Ladi Di sentó la cabeza a su lado y ella cambió los focos por la vida de palacio. Pero la presión de ser Duquesa de Sussex pudo con ella. La pareja abandonó Inglaterra por el anonimato de Estados Unidos, pero como de algo hay que vivir, han firmado un contrato millonario con Netflix para producir programas infantiles.

2
Grace Kelly.

Mucho antes de lo de Meghan, Grace Kelly ya había cambiado Hollywood por una vida principesca. En su caso, el amor llegó de la mano de Rainiero III de Mónaco. Él la invitó a palacio mientras ella rodaba El Cisne en Montecarlo. Fue amor a primera vista, o eso cuentan las crónicas. Antes de dar uno de los ‘sí, quiero’ favoritos de la prensa del corazón de todos los tiempos, Grace había sido musa de Alfred Hitchcock en La Ventana Indiscreta y Crimen Perfecto. Y había ganado un Oscar por La Angustia de Vivir.

Ya en Europa y convertida en una Grimaldi, se consagró a su faceta como madre y a apoyar a su marido a convertir Mónaco en destino de para millonarios.

3
Hayden Christensen.

Gracias a él vimos cómo Anakin Skywalker pasaba de ser un adolescente enamoradizo y confuso, a Jedi renegado camino del Lado Oscuro .

Y de ahí, a medio chamuscarse en un campo de lava y convertirse en el malvado Darth Vader. Tras participar en en algunas películas de poca monta, decidió cortar con Hollywood, liarse la manta a la cabeza y meterse a granjero. Compró tierras en Ontario, se empapó de conocimientos de bricolaje y la montó con sus propias manos. Para redondear ingresos, creó también una firma de moda, RW & Co, llena de chic rural.

4
Elsa Pataky.

De Al Salir de Clase salieron varias carreras exitosas en el mundo de la interpretación. No fue el caso de la más guapa de todas las actrices, Elsa Pataky. Y no será por falta de papeles. Ha participado en películas españolas y estadounidenses, desde Ninette de Jose Luis Garci, a varias de las entregas de Fast & Furious. Pero su vida son sus tres hijos, fruto de su matrimonio con el actor Chris Hemsworth. Con ellos vive en su rancho australiano, es deportista confesa y socia, junto al protagonista de Thor, en la aplicación Centr para ponerse en forma. De cuando en cuando protagoniza campañas de publicidad.

5
Mariano Alameda.

Dio vida a Íñigo en Al salir de clase, la serie teen por excelencia de los milennials. El éxito siguió de su lado en Aquí no hay quien viva. Probó suerte en la gran pantalla e, incluso, en el teatro. Pero le agobiaba la fama y la presión de las fans y en los 2000 desapareció. Buscando la calma decidió montar el Centro Nagual, un espacio para el yoga, las terapias alternativas y la liberación del karma. En su canal de Youtube se describe como ‘terapeuta transpersonal. Creador de la psicosmología. Profesor de Yoga Tradicional. Estudioso de la sabiduría perenne y de las tradiciones espirituales comparadas’.

6
Patrick Dempsey.

Llegó a ser nominado al Emmy por dar vida al neurocirujano Derek Shepherd, el doctor guaperas que se enamora de Meredith Grey en la serie Anatomía de Grey. Pero la serie se le quedaba pequeña y pactó su salida tras un mortal accidente de tráfico que cortaba cualquier posible regreso a la pequeña pantalla. Entre medias, tuvo algunos escarceos con el cine con títulos de esos que pasan sin pena ni gloria: No puedes comprar mi amor, Estallido, Encantada o Transformers: el lado oscuro de la luna. Lo suyo era ser piloto de carreras, hasta el punto de correr las 24 Horas de Le Mans al volante de un Porsche 911 RSR. Tiene su es propio equipo, Dempsey Racing y, de vez en cuando, hace alguna cosa para televisión. Lo último, la serie Devils para Sky.

7
Raquel Meroño.

Pasó por Médico de Familia y Al salir de clase, pero desde muy pronto cambió la interpetación por los negocios. Y a la vista de los resultados, no se le da mal. Es propietaria de un chiringuito de playa en Tarifa(Carbones 13), ha montado una empresa de localización de espacios para saraos y fiestas privadas (Rock and Loft) y un proyecto de diseño de mobiliario (Malam), junto a la interiorista Patricia Galdon.

8
Juliette Lewis.

Como Winona Ryder, fue una de las musas de la Generación X. Bordaba como pocas los papeles chica mala, inadaptada y, en el fondo, entrañable. Se dio a conocer siendo casi una niña en El cabo del miedo, de Martin Scorsese, por la que obtuvo una nominación a los Globos de Oro y el Oscar. Después vendrían Asesinos natos, de Oliver Stone; Abierto hasta el amanecer, de Robert Rodriguez o Kalifornia, donde se ennovió durante dos años con su compañero de rodaje, Brad Pitt. Su estrella se eclipsó cuando las riot grrrls pasaron de moda y Juliette se volcó en en su carrera como vocalista en bandas de rock. Primero, con Juliette and the Licks, y, más tarde, con Juliette and the New Romantiques. De cuando en cuando coge algún papel secundario en títulos que pasan sin pena ni gloria por la cartelera.

9
Carrie Fischer.

De no haber sido porque George Lucas decidió rodar los últimos episodios de Star Wars con los actores originales, Carrie nunca hubiera vuelto a ser actriz.

Pero un secundario glorioso retomando el papel que la hizo célebre, tampoco era mala idea Tocó el cielo con su papel como la Princesa Leia en las tres primeras películas de la saga Star Wars. Tras uno oscura temporada de coqueteos con las drogas y el alcohol, encauzó su carerra como escritora y guionista de cine. Tras su muerte, Lucas decidió echar mano de la imágenes por ordenador para incorporarla en la última cinta de la saga.

10
Cameron Diaz.

El suyo ha sido uno de los rostros más cotizados de Hollywood. Saltó a la fama en 1994 con La Máscara. Su franca sonrisa conquistó al público y su nombre en una película se convirtió en aval de éxito de taquilla: Algo pasa con Mary, Vanilla Sky (con Tom Cruise), The Holiday, La boda de mi mejor amigo… A mediados de esta década, decidió abandonar la interpretación. Ha escrito dos libros y tiene una hija con Benji Madden, cantante de Good Charlotte.

11
Kylie Minogue.

A finales de los 80, la australiana se había convertido en toda una estrella de la televisión gracias a la serie Neighbours. También en objetivo de la prensa rosa por su romance con su compañero de rodaje, Jason Donovan, un rubio dulzón que también hizo sus pinitos en la música a finales de los 80. Formaban una pareja empalagosa, pero el amor se truncó cuando Michael Hutchence, el vocalista de INXS se enamoró de Kylie. Ella abandonó a Donovan y, de paso, dio carpetazo a la interpretación para convertirse en una de las mayores solistas de todos los tiempos. Desde himnos generacionalescomo Locomotion al Can’t Get Out of My Head, la suya es una de las carreras musicales más prolíficas de las últimas tres décadas.

12
Ronald Reagan.

En Regreso al Futuro, cuando Michael J. Fox viaja al pasado hasta a los años 50, los lugareños se toman a pitorreo que todo un icono de los westerns llegara a presidente de los Estados Unidos. Pero así fue. Antes había sido portavoz de General Electric y gobernador de California con el partido republicano. Ganó dos veces las presidenciales y pasó a la historia por recrudecer la Guerra Fría, el bombaderdeo de Libia y unas medidas económicas claramente neoliberales. Sobrevivió a un atentado y murió de Alzheimer. A la Casa Blanca llegó con su esposa, Nancy Reagan (de soltera, Nancy David). Mientras Ronald manejaba los hilos de la política internacional, su ex mujer, Jane Wyman, se convertía en estrellona televisiva en el papel de la pérfida Angela Channing de Falcon Crest.