Listin Diario Logo
25 de octubre 2020, actualizado a las 09:41 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento jueves, 24 de septiembre de 2020

DESDE LA ÚLTIMA BUTACA

Countdown

  • Countdown
Luis Beiro

 Guión sólido, dirección esme­rada E historia original ha­cen de este filme un pro­ducto disfrutable. Su ritmo narrativo seduce por su agi­lidad al igual que la convincente dirección de actores.

La obra pudiera dividirse en dos partes. Una primera coherente, poseedora de una cinematografía precisa y sin abismos for­males. Y una segunda parte sin las excelen­cias iniciales debido a que el director acude a ciertos clisés y recursos convencionales para dar continuidad a un filme que pudo mantener su nivel de coherencia de conti­nuar por rumbos creativos.

En la primera mitad, se respira una aire de orfebrería bien logrado, con la inclusión de escenas muy peculiares que refrescan y re­nuevan la trama.

Huh Jong-ho es un director de oficio, talvez muy confiado en sí mismo, aunque esta vez su confianza no pudo alcanzar una puesta en escena total. El filme viaja de sorpresas en sorpresas con revelacio­nes contundentes y ciertos giros inespe­rados que atraen y subyugan, sobre todo, en la ya mencionada primera mitad. Es­tas virtudes permiten definir la conducta e intereses de los protagonistas sin atis­vos inesperados, siempre a favor de una historia lineal, directa, con una clara fun­ción de thriller que debe tomar el rumbo más apropiado. Lo aceptable de su factu­ra y la eficacia de sus elementos técnicos permiten obviar los deslices de su última parte.

El final es largo y forzado. Esta es una obra hecha para el divertimento. Una producción que posee fuerza dramática, y cuyas locaciones contribuyen a crear un clima de credibilidad. Aunque a veces toma rumbos poco convincentes.

Ficha técnica

País: Corea del Sur. Año: 2011. Dura­ción: 119 minutos. Dirección y guión: Huh Jong-ho. Reparto: Jung Jae-yeong, Jun Don-yun, Lee Kyung-yeong y Oh Man-suk.

Sinopsis: Un hombre, quien perdió a su hijo de cinco años, descubre que tie­ne cáncer de hígado. La única mane­ra para sobrevivir es conseguir un tras­plante en los próximos 10 días. Una mujer que guarda prisión tiene el ór­gano compatible. El hombre decide co­nocerla en persona con la esperanza de salvar su propia vida. Ella se compro­mete al donativo a cambio de que el hombre sigua la pista de quien la llevó en la cárcel.