Listin Diario Logo
29 de mayo 2020, actualizado a las 12:44 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento viernes, 22 de mayo de 2020

Lo nuevo

Tom Hardy en la piel de Al Capone

  • Tom Hardy en la piel de Al Capone
Ruben Peralta Rigaud
Santo Domingo, RD

Al Capone está en sus días fi­nales. El ma­fioso, que aca­ba de salir de la cárcel, pasa los últimos años de su vida en un nau­fragio de demencia bajo la constante vigilancia de las autoridades federales. Se dice que el ex jefe del ham­pa escondió 10 millones de dólares en algún lugar.

Todo el mundo conoce la historia de Alphonse Ca­pone, el notorio gánster, co­nocido como Scarface, que dirigió la mafia en el sur de Chicago durante los años 20 y ordenó la masacre del día de San Valentín. La iro­nía de su caída, por supues­to, es que no fue derribado por sus crímenes más ho­rrendos, fue la evasión de impuestos lo que le llevó a su perdición legal.

Esta es toda la informa­ción que el escritor y direc­tor Josh Trank ofrece sobre su figura central, cuya ca­rrera criminal ha terminado al comenzar la historia de la película, y está ambientada en el último año de la vida del señor del crimen.

Al Capone (Tom Hardy) ya no es el que era. Acaba de cumplir once años de prisión, donde la sífilis puso de rodillas al legendario rey del inframundo de Chicago, no sólo físicamente sino también cognitivamente.

El director y guionista Josh Trank (Crónica) presenta con Capone que ya no se trata del deslumbrante mito de la mafia norteamericana que una vez jugaron un papel importante en la formación de grandes gánsteres de la época.

En su lugar, tiene una mirada muy desagradable detrás de aquella fachada glorificada, allí donde los antiguos mafiosos defecan en las sábanas blancas del lecho matrimonial por su incontinencia.

Su exilio, un exuberante palacio a orillas de un lago en Miami Beach, está bajo constante vigilancia de agentes federales. Supuestamente, el gánster ha escondido 10 millones de dólares en algún lugar, y debido a su demencia no puede recordar dónde se supone este almacenado el dinero.

En realidad, ya ni siquiera sabe si hay alguna chispa de verdad en esta historia. Pero el tercer largometraje de Josh Trank no trata de líneas argumentales resueltas convencionalmente. Más bien, la atención se centra en la severidad demoledora de la decadencia holística de Al Capone, quien desmantela su propia leyenda durante un tiempo de 100 minutos como un bebé gigante gruñón, babeante y mentalmente descuidado. Una fea película sobre la muerte.

Al Capone, cuya percepción está cada vez más fluyendo entre la realidad y la alucinación, está más cerca de un zombi que de un ser humano; incluso se puede decir que Josh Trank entiende su visión idiosincrásica de la película como una especie de horror corporal, cuando impone al espectador el retrato despiadado de un hombre que no puede hacer nada. A veces, la puesta en escena adquiere ciertos matices de miseria voyerista, pero Trank es capaz de deconstruir un icono de los bajos fondos, que una vez fue poderoso y temido, a solo una caricatura de su pasada idea.

Después de terminar esta película también se tiene la sensación de que el género de las sagas de crímenes se han convertido finalmente en un cementerio arado exclusivamente por los demonios del pasado. El ejemplo de El Irlandés de Martin Scorsese es el más reciente.

Las secuencias de los sueños son tan absurdas como fascinantes: Hardy se arrastra a entre pequeñas montañas de cuerpos antes de cortar a través de las fiestas orgiásticas sólo para ver una escena de tortura brutal de la multitud en cámara lenta.

El clímax de Capone es ver a Hardy en bata y con pañales merodeando por su finca con una ametralladora bañada en oro buscando venganza por los desaires imaginados, estaba tan alejado de cualquier tipo de tensión dramática en la película que encontré en la secuencia, del aparentemente clímax emocional, divertidísima.

+ Una gran actuación

Decisiva para el éxito de Capone es, por supuesto, la actuación del actor principal Tom Hardy, quien en su -como siempre efectiva- física interpretación del mafioso en su senil retiro, se encuentra en algún lugar entre el arte de la actuación desatada, la extraña caricatura y el despiadado estudio de un alma desvalida.

No sólo es fascinante la apariencia, a veces casi cómica de Hardy, que a pesar de todo lo que ha sufrido, sigue irradiando cierta aura amenazante. Sobre todo, es su voz, ese graznido inquebrantable y glotón, donde uno cree que se oye el viento de la muerte silbando en cada palabra. Aunque a Capone le falta la clase creativa-genuina que podría caracterizar una legendaria actuación, la película definitivamente crea momentos que son memorables.

Una fea película sobre la muerte. Durante poco tiempo de sus 100 minutos verás al más notorio rey de los bajos fondos de los Estados Unidos desmantelar su propio mito, con un gruñido y una babeante demencia, defecando en sus pantalones. Josh Trank entrega aquí el despiadado retrato de un hombre que está completamente a merced de su decadencia física y mental. Es tortuoso y monótono y a veces inquietantemente memorable. No menos gracias a la fantástica actuación de Tom Hardy.

 

 


Más en Entretenimiento