Listin Diario Logo
10 de julio 2020, actualizado a las 12:01 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento jueves, 21 de mayo de 2020

DESDE LA ÚLTIMA BUTACA

La doncella

  • La doncella
Luis Beiro

 El cine de Park Chang-wook posee múltiples lecturas. Ha construido, por así decirlo, un arte de naturaleza introspec­tiva. Ha sabido incorporar a sus personajes sentimientos encontrados que van desde la perversa oscuridad de sus mentes hasta la reacción lógica, siempre en busca de alcanzar el perdón por vía de la violencia.

Después de su experiencia norteameri­cana con “Stoken”, volvió a Corea para di­rigir “La doncella”, obra donde interactúan cuatro protagonista a la manera de “Quien le teme a Virginia Woolf”. Es una cinta ins­pirada en la novela “Falsa identidad” de la escritora inglesa Sarah Walters.

La exquisita cinematografía se apoya en una perfecta ambientación epocal (la Co­ rea de los años treinta ocupada por Ja­pón), y una provocadora dosis de erotis­mo, elementos que por sí solos le otorgan complejidad estética a un guion prepara­do para impactar y trascender.

Su poderío visual provoca inevitables reacciones de valor. Estamos ante un film que puede leerse de varias formas. No es lo mejor de Park Chang-wook, pero sí es el mejor Park Chang-wook: ese a quien no le tiembla el pulso a la hora de aplicar recursos cinematográficos perdurables.

Dividida en tres partes, “La donce­lla” se mueve entre el thriller, el drama y el cine erótico, sin que ninguno de es­tos tres géneros gane preferencia. El he­cho de entrecruzar géneros sin decidirse por ninguno en particular es otro de sus aciertos formales.

Otra estética se construye alrededor del un espacio devenido en personaje a manera de prisión para unos, y libertina­je. Todo se mueve gracias a una sublime banda sonora que nos transporta con de­licadeza extrema a un mundo de enga­ños y falsedades, gracias a los inespera­dos giros del guión.

Con “La doncella”, Park Chan-Wook nos incluye en un juego maquiavélico en el que se entremezclan sentimientos y si­tuaciones vitales complicadas de perso­najes marcados por las circunstancias del destino y las ambiciones personales.

Misógina para algunos y visceral para otros, este film es un disparo a favor de la libertad de la mujer. “La doncella” no nos dejará a nadie indiferente.