Listin Diario Logo
25 de enero 2020, actualizado a las 12:27 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento jueves, 16 de enero de 2020

DESDE LA ÚLTIMA BUTACA

“1917” y su cámara ingeniosa

  • “1917” y su cámara ingeniosa
  • “1917” y su cámara ingeniosa
Luis Beiro

A diferencia de “El hijo de Saúl” (Lázló Nemes, 2015), “1917” es una película que se hace ver más que sentir. Es un filme que abre los ojos por el miedo que inspira. Tampoco conlleva una experiencia inédita: dos miembros del ejército deben cumplir una orden en medio del campo de batalla. Carreras por aquí, rumbos por allá, un pueblo fantasma, cuatro o cinco soldados enemigos disparando a diestra y siniestra, y dos pichones de actores que entienden que la verdadera guerra deben de librarla entre el fango y la destrucción.

La narración intenta emotividad, pero su cámara no puede evitar la frialdad de un thriller en vez de un hondo relato humano cuya experiencia debiera haber sido más reflexiva que interpuesta. Esta no es una película de actores, sino de la cámara. De ahí su esquivez. Mendes acostumbra a este tipo de apuestas que al final no pueden ocultar la torpeza de sus guiones. “Road to perdición” (2002) y “Revolutionary road” (2008) son ejemplos de su mirada aventurera, sin contar su mediocre James Bond. No nos engañemos. Además de la sutileza de la cámara estamos en presencia de una cinta ingeniosa. Su editor, Lee Smith, simuló una obra filmada en un solo plano secuencia.

Los aportes de la laureada película de Nemes, no solo se hallan en el ojo del director húngaro, sino en un total acoplamiento. Esto, en “1917”, se transforma en una copia al papel carbón: una orfebrería pretenciosa, un derroche de efectismos intelectuales y un desajustado ajuste de mensajes mediáticos. Dicho en otras palabras: esa cámara en constante movimiento, aburre.

El cine es un asunto de equipo. Nadie puede colocarse por encima de una estructura profesional en sus variadas áreas tecnológicas. Tal vez, Sam Mendes pretende revolucionar, pero no sabe inclinar su frente ante el magisterio colectivo.

En el cine no hay temáticas gastadas. Y las historias de guerra siempre serán bien recibidas cuando estén bien hechas. Sobre la Primera Guerra Mundial trascienden dos obras maestras: La dirigida por el inglés Lewis Milestone en 1930 inspirada en la novela de Erich María Remarque “Sin novedad en el frente”, y la francesa “Feliz Navidad” (2005) de Christian Carion.

Ficha técnica:

País: UK-USA. Duración: 116 min. Año: 2019. Director: Sam Mendes. Guion: Krysty Wilson-Cairns y San Mendes. Premios: Globos de Oro a la Mejor Película y Mejor Director. Reparto: George McKay y Dean-Charles Chapman. Sinopsis: En la Primera Guerra Mundial, dos jóvenes de la tropa británica deben cumplir una misión para evitar que el ejército alemán aniquile a una avanzada de 17,000 soldados donde milita un hermano de uno de los encomendados.


Más en Entretenimiento