Listin Diario Logo
19 de septiembre 2020, actualizado a las 06:24 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento sábado, 23 de noviembre de 2019

GRANDES CLÁSICOS

¿Vagancia o desencanto?: Cuando un director está perdido en sí

  • ¿Vagancia o desencanto?: Cuando un director está perdido en sí
  • ¿Vagancia o desencanto?: Cuando un director está perdido en sí
  • ¿Vagancia o desencanto?: Cuando un director está perdido en sí
  • ¿Vagancia o desencanto?: Cuando un director está perdido en sí
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo

El castigo mayor que pudiera tener un artista es poder pasar un proceso de letargo en su capacidad creativa; ya que sería como un muerto en vida. Un artista es creador de sueños y de imágenes sacados de su Yo interno para el deleite personal e influir su arte en los demás. Esto le estaba pasando a un cineasta que a través del séptimo arte hizo una película reflejando esa realidad, y como cosas de la vida, ha resultado ser para grandes estudiosos e historiadores del cine, en una de las películas más aplaudidas y más referenciadas. Estamos ante la película “8 Ω “del director Federico Fellini y estrenada en el año 1963.

En ella, Guido Anselmi (Marcello Mastroianni) quien es un director famoso y por la que se encuentra en una fase de insuficiencia creativa. Su vida personal se derrumba como se está derrumbando su aspecto laboral porque no conecta con su cerebro de cómo producir una nueva obra. El público espera su nueva producción y el hombre se presiona cada día más para que le llegue su musa; pero nada resulta.

Guido desea estar solo; pero no puede rehuir de las gentes y de la soci edad; por lo que se ve obligado a participar en eventos e interactuar, no sin antes de respirar profundamente, como forma de buscar un refugio en su alma. Es la crisis existencial de un hombre que se aferra a los recuerdos para soportar el devenir de su vida.

Toda esta catarsis es necesaria porque al final del túnel este hombre buscará muy adentro en su inconsciente hasta poder conseguir que vuelvan los sueños y los recuerdos vividos para que renazca una nueva creatividad y enlazarla con una nueva obra. Así, el hombre vuelve a la vida y puede volver a empezar el rodaje de su nueva producción, a través de una marcha circense que representa la feria y la alegría de vivir otra vez.

Esta obra tiene mucho de autobiográfica del propio director, y ahí radica su magia. Posee una fotografía en blanco y negro fastuosa. Los decorados son fabulosos, tanto así que fueron nominados al Oscar, y un Marcello Mastroianni a la altura de las expectativas; acompañado de las actrices Claudia Cardinale y Anouk Aimée completando un trío espectacular.      

“8 Ω” es una pieza que representa ese proceso cuando perdemos el control emocional y desarrollamos un conflicto interno que nos afecta a nosotros mismos y los que se encuentran alrededor.  Cómo poder reencausar nuestras ideas para que nos permita volver a crear o diseñar algo nuevo?

Es la gran pregunta; pero solamente nosotros somos los capaces de resolverlo desde dentro para que la inspiración pueda aparecer. Es como si estuviéramos en un torbellino de ráfagas de viento; pero tenemos que buscar el centro del huracán donde existe esa calma para poder pensar y reestructurar todo lo que nos rodea y encausarnos en la vida. La magia vendrá.... sí vendrá en el momento que menos los esperamos y el artista resurgirá.