Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 09:49 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento sábado, 22 de junio de 2019

24 FOTOGRAMAS

Tomás Gutierrez Alea

  • Tomás Gutierrez Alea
Srienzi Pared Pérez

Este es un cineasta cubano que ha sido uno de sus grandes exponentes en el séptimo arte en la historia cultural de América Latina. A raíz de la Revolución Cubana en el 1959, funda junto con otros cineastas, el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfico (ICAIC). Aunque se gradúa de abogado; pero la pasión por el cine le lleva a estudiarlo en Italia donde tuvo gran influencia a partir del llamado Movimiento Neorrealista en el cual tuvo gran influencia en sus trabajos.

Empezó realizando algunos documentales hasta que estrena “La muerte de un burócrata” en 1966, donde logra trascender internacionalmente con esta comedia, para luego en el año de 1968,  estrenar su película muy emblemática “Memorias del Subdesarrollo” que logra estrenarla en los Estados Unidos.

Durante la década de los años setenta, Tomás Gutiérrez Alea mejor conocido como “Titon” se afianza cada vez más en el gusto popular cuando estrena sus películas. Entre ellas podemos señalar “Memorias del subdesarrollo”, “Una pelea cubana contra los demonios” (1971); “El arte del tabaco” (1974); “La última cena” (1976); “De cierta manera” (1977); “Los sobrevivientes” (1979) y muchas más en la década siguiente llegando a realizar algunas de manera mancomunada con su colega Juan Carlos Tabío. Con este último dirigió la famosa “Fresa y Chocolate” de; 1993 donde retrata la relación de amistad entre un joven homosexual con ideas más liberales, y el otro con ideas muy conservadoras apegado a sus ideas marxista.   Esta película “Fresa y Chocolate” fue el primer largometraje de ficción realizado y producido dentro de Cuba en ser nominado como Mejor Película Extranjera para los Premios de la Academia en Hollywood afianzando su popularidad internacional por la calidad de la puesta en escena acompañado de un guion excelente. También pertenece a este binomio de realizadores de la Mayor de las Antillas, otra cinta no minada a los premios “Goya”, titulada “Guantanamera” la que mucho consideran como una segunda parte del fime que comentamos esta semana de 1966 “La muerte de un burócrata”.

El cine de Gutiérrez Alea promovía y desarrollaba una actitud crítica con una calidad incuestionable donde se perfeccionaba cada vez más, en cada uno de sus trabajos que ha quedado como un legado para las futuras generaciones de un cine de gran calidad con las características especiales apegado a nuestros valores latinoamericanos.