Listin Diario Logo
20 de mayo 2019, actualizado a las 01:03 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento jueves, 18 de abril de 2019

DESDE LA ÚLTIMA BUTACA

The Witness of the Prosecution

  • The Witness of the Prosecution
  • The Witness of the Prosecution
Luis Beiro

La literatura de Agatha Christie se ha multiplicado en el mundo de las imágenes. Muchas de sus 66 novelas publicadas han tocado la gran pantalla de una u otra forma. Y también el teatro y la televisión.

Por ejemplo, su célebre thriller “Los tres ratones ciegos”  (1952), permaneció en cartelera por cincuenta años consecutivos en una sala de Londres, con independencia de haberle dado la vuelta a la tuerca. El libro narra una serie de crímenes cometidos en una casa de huéspedes durante una noche de invierno, cuando van llegando a la mansión un grupo de inquilinos para pasar un fin de semana. Ante la muerte de uno de ellos, la presencia policíal convierte la casa en una ratonera.

En 2015, el canal de televisión BBC ONE, en ocasión del 125 aniversario del natalicio de la célebre escritora adaptó, en tres entregas, y bajo el título de “None” su novela: “Los diez negritos”.

Al año siguiente, en dos entregas, la misma televisora británica produjo, en forma de miniserie, “The Witness of the Prosecution” (“Testigo de cargo”), protagonizada por Tobby Jones, Andrea Rosenborough, Kim Cattrall y Billy Wowle.

Billy Wilder había llevado al cine ese clásico, con el protagonismo de Lawrence Oliver, Tyrone Power y Marlene Dietrich. La nueva versión  no supera aquella obra maestra, pero el ambiente turbio de su puesta en escena recuerda la pieza literaria que en esta ocasión no se ampara en los primeros planos recreados en el juicio de fondo. Aquí la cámara prefiere los planos intermedios, las tomas volátiles, precisas, no siempre frontales, y se concentra más en los ambientes sórdidos creados en el interior de los estudios que simulan la ciudad, calles, viviendas, clubes y otros escenarios. La oscuridad moral de unos personajes marcados por el afán desmedido de riqueza se complementa también con la atmósfera oscura que el director, Julian Jarrold, introduce para que el espectador se encuentre frente a una historia turbia tanto en los ambientes donde se desarrolla como en la mente de los culpables del crimen.

“The Witness for the Prosecution” (version televisiva  de 2016) no puede compararse con aquella gran película de Billy Wilder. (1957) Sin embargo, se deja ver por su argumento. En otras palabras: entretiene.

Ficha técnica:
Año: 2016. País: Reino Unido. Duración: 120 minutos. Director:  Julian Jarrol. Guion: Sarah Phelps (sobre una novela de Agatha Christie).