Reconocimiento

Franklin Domínguez: “Yo no he podido retirarme, no sé qué haría sin el teatro”

Emelyn Baldera
Santo Domingo

Para Franklin Domínguez, el teatro es su vida, por eso tras 50 años de trabajo en las tablas, no quiere hablar de retiro, aún cuando en estos días su salud no está en la mejor condición, luego de una caída que lo ha obligado a no salir de la casa.

Ni eso le ha impedido seguir trabajando en el teatro, desde su casa y hasta sentado, sigue dirigiendo y escribiendo obras. En total tiene más de 100 obras escritas, todavía en estos días sigue escribiendo, ya tiene unas 7 obras nuevas que espera estrenar en los próximos días.

“El teatro es mi vida, yo no he podido retirarme, no sé qué haría si me retiro. Sigo trabajando, desde casa sigo dirigiendo, me encanta dirigir y enseñar a las nuevas generaciones”, dijo a LISTÍN DIARIO, el actor y dramaturgo, que se convierte en el segundo en recibir el Soberano a las Artes Escénicas, luego de que en 2018 Cecilia García estrenara este galardón en Premios Soberano.    

El actor, director, maestro y productor es considerado como una leyenda viva del teatro dominicano. Domínguez nació en el 1931 en Santiago, es miembro de número de la Academia Dominicana de la Lengua y gracias a su talento cultivó una carrera en el arte convirtiéndose en uno de los artistas más prolíficos en su campo.

Domínguez formó parte de la primera generación de graduandos de la Escuela de Bellas Artes, donde también compartió con Máximo Avilés Blonda bajo la dirección del profesor Emilio Aparicio.

Cuenta que fueron años de mucho aprendizaje, junto a grandes maestros. Su interés por el teatro llegó luego de que un día fue a ver una obra en el Teatro Olímpia y al salir solo dijo: “yo puedo hacer eso”, a los pocos días ya estaba estudiando en Bellas Artes, que recién había abierto sus puertas.  Por eso comenta que es importante que los padres lleven a sus hijos al teatro.  

No todo ha sido color de rosa para el veterano dramaturgo, con 50 años en las tablas,  que el próximo 19 de marzo será reconocido en la ceremonia de los premios en el Teatro Nacional, en el marco de la producción que prepara el productor artístico de la ceremonia, Alberto Zayas.

“Tuve que salir del país luego de que se me ocurriera hacer un pasquín para que circulara de mano en mano, pidiendo un homenaje a las hermanas Mirabal en 1961. El pedido recorrió todo el país. Decía que si estaba de acuerdo con esta petición que mandara 5 copias y en una de esas el pasquín volvió a mis manos. Luego supe que a dos personas que lo recibieron antes que yo, los apresaron. Fue cuando decidí irme a Puerto Rico”, contó a LISTÍN DIARIO, luego de saber la noticia de que sería reconocido con un Soberano a las artes escénicas.  

El Premio Soberano a las Artes Escénicas, otorgado por primera vez en el 2018 a la actriz y cantante Cecilia García, es concedido por el Comité Ejecutivo de Acroarte a una persona que durante su trayectoria se haya destacado por sus aportes profesionales y su contribución al desarrollo de las artes escénicas en todas sus manifestaciones.

Las obras de Domínguez han sido publicadas en países como México, Canadá, Bélgica, Portugal, Francia y China. En el 2003 es galardonado con el Premio Nacional de Literatura por su trabajo en conjunto. Entre sus obras más conocidas se encuentran “Ojalá hoy fuera ayer”, “Hostos: el hombre que anhelaba una patria”, “Prud’Homme: la historia de una canción” y “Los sueños de Lincoln”.

Aprovechó esta distinción que recibirá para pedir más salas de teatro y que se motive e incentive a las nuevas generaciones a ver teatro, “para eso deben existir más salas, de manera que puedan exhibirse más obras”, sostuvo.  

El veterano actor, que se graduó en 1949, ha sido pionero en muchas áreas dentro de la actuación, hizo la primera comedia musical que tituló “Solano”, y que recogió toda la música del maestro Rafael Solano.  De igual manera, presentó “La niña que quería ser princesa”, primer musical infantil que se proyectó en el país. También incursionó en la ópera con “Anacaona”.

HISTORIA
Acroarte lo nominó a los premios por primera vez en el 1985 en la categoría obra de teatro por “El vuelo de la paloma”, año en que también salió ganador. Recibió la estatuilla en el 1986 con su obra La cena de los carnelas y ganó como actor clásico en el 1987. En 1990 es nominado como Actor de teatro y en el 1992 como director teatral. En el 1993 gana como actor de teatro. Logra otras seis nominaciones en diferentes renglones entre el 1993 al 2016. Los Premios Soberanos 2019, que otorgan Acroarte y Cervecería Nacional Dominicana, serán presentados por Milagros Germán y se llevarán a cabo el 19 de marzo en el Teatro Nacional.

SU DESEO
Domínguez insiste en que es muy importante que se siga apoyando a las nuevas generaciones de actores del país.

Su amor por lo que hace
Se evidencia en todo el trabajo que ha hecho a lo largo de estas 5 décadas de trabajo. Ha trabajado en el cine, en el teatro, en musicales. Un maestro de muchas generaciones de actores, a quienes transmite sus conocimientos.