LA VITRINA

PelĂ­culas basadas en libros

María Hiraldo
Santo Domingo

El cine siempre ha tenido una buena fuente de inspiración en la literatura desde sus orígenes. Son muchas las películas que se han hecho a partir de libros, tarea que no suele ser muy sencilla para los creadores. Varios elementos son tomados en cuenta para lograr un resultado positivo.

Se deben capturar las intenciones de los personajes, escoger bien los escenarios, ambientar con gran similitud la historia en cuestión para que conecte con el espectador. Es algo que les trae más de un dolor de cabeza a los directores.

De los filmes más conocidos extraídos de las páginas de un libro se encuentran Crepúsculo, una película de vampiros dirigida por Catherine Hardwicke y basada en la exitosa novela del mismo nombre, escrita por Stephenie Meyer.

El niño con el pijama de rayas una historia dramática dirigida por Mark Herman, cuyo argumento está basado en la novela homónima de John Boyne, en la película se muestra bastantes mejoras como por ejemplo el final de esta, recreada en el holocausto, durante la Segunda Guerra Mundial. Charlie y la fábrica de chocolate es un libro infantil escrito en 1964 por el autor británico Roald Dahl. El libro es conocido por su lenguaje sencillo e informal y por sus detalladas descripciones. Algunos lo han descrito como un libro de ciencia ficción para niños.