Listin Diario Logo
23 de noviembre 2020, actualizado a las 11:47 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento miércoles, 16 de julio de 2008

INSTRUMENTOS "RAROS"

Permiten a jóvenes músicos ganar becas

SUS INTÉRPRETES MOSTRARÁN SU TALENTO EN CONCIERTO ESTA NOCHE EN EL TEATRO

  • Permiten a jóvenes músicos ganar becas
    William Cruz, Martha Joanna de Luna y Omar Ubrí, quienes junto a Anarys Iznaga, son los jóvenes ganadores de becas para estudiar en el Conservatorio
    de Puerto Rico.
Sarah Leyla Puello

SANTO DOMINGO.- Martha Joanna, una joven de 24 años con una entereza moral e intelectual fascinantes, es una de dos estudiantes de arpa que tiene el país. Ocasionalmente es invitada a tocar con la Orquesta Sinfónica Nacional a pesar del corto tiempo que tiene estudiando el instrumento. La Orquesta Sinfónica Nacional no tiene un arpista titular.

William Cruz, en cambio, es uno de cuatro estudiantes de corno francés en todo el territorio nacional.

En el pasado mes de mayo Martha Joanna y William fueron becados para hacer carrera académica en Puerto Rico, a partir del próximo mes de agosto.

Cazando sueños
Cazando talentos y sueños, dos representantes del Conservatorio de Puerto Rico buscaban en su patio vecino jóvenes intérpretes de instrumentos ‘raros’ o ‘poco estudiados’, para colmar la población estudiantil de un nuevo recinto académico de vanguardia en San Juan, Puerto Rico.

Varias jornadas de audiciones, tanto en la capital como en Santiago, no le dejaron más remedio que ampliar sus horizontes: había tanto talento entre nuestros músicos que han sido becados no solamente los jóvenes de instrumentos ‘poco estudiados’, sino también otros dos sobresalientes alumnos de violín y piano.

Los cuatro afortunados, Martha Joanna de Luna en el arpa, William Cruz en el corno francés, Omar Ubrí en el piano y Anarys Iznaga en el violín, darán un concierto a las 8:30 de esta noche en la Sala de la Cultura del Teatro Nacional Eduardo Brito, ofreciendo sus destrezas interpretativas a cambio de una solidaria contribución con sus estudios.

Una selección de obras de Haendel, Chopin, Bela Bartok y Kavaleski componen el programa que permitirá a los jóvenes poner de manifiesto el talento y la excelencia interpretativa que les llevó a conquistar una beca académica y con ello la oportunidad de asistir al Conservatorio de Puerto Rico para realizar estudios avanzados en el año escolar 2008-2009 que se inicia en agosto venidero.

Martha Joanna, Anarys, Omar y William se sienten afortunados de la oportunidad que les ha brindado la Asociación de Conservatorios y Escuelas de Música de Latinoamérica, y sienten que por encima de los obstáculos que han tenido que atravesar para llegar a su meta, poder continuar desarrollándose representa más que una oportunidad con beneficio personal, una ventana de motivación y progreso para la difusión del conocimiento en nuestro país, sobre instrumentos ‘poco estudiados’.

Vocación musical
Hace cinco años Martha Joanna encontró su vocación por el arpa como una llamada celestial. Pianista graduada y compositora, entiende que la música es perfección infinita por ser una obra de Dios, y que tener el privilegio de tocar el instrumento de los ángeles del libro del Apocalipsis es como “hacer un pedacito de cielo aquí en la tierra”.  

Sin embargo, así como Martha Joanna tuvo que esperar siete años para tener un piano propio, la joven oriunda de San Pedro de Macorís no tiene un arpa propio y debe practicar en el del Conservatorio. Una experiencia que le recuerda sus trayectos desde su pueblo natal todas las mañanas a las 5:00, cuando ejercitaba sus dedos en sus piernas antes de llegar a sus clases de piano.

“Fueron días fuertes”, confesó Martha, “en que corrí muchos riesgos regresando en guagua muy tarde en la noche, pero eso me ayudó a ser fuerte y a arriesgarme por lo que quiero. Tener el privilegio de tocar el arpa, fue elegido por Dios”, aseguró.

De la misma manera, Omar Ubrí tuvo que esperar seis años para para tener un limitado teclado electrónico a ‘liberarse’ sus dedos en su piano propio. Con sólo 20 años, su currículo ya exhibe sus primeros premios en concursos nacionales e internacionales, destacándose en diversas actuaciones como solista invitado de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil en Nueva York y en su trabajo como acompañante del Ballet Clásico Nacional.

Aunque Anarys Izanga no se encontraba presente en el momento de la entrevista con LISTÍN DIARIO, su ubicación habló por su talento: hasta la semana pasada se econtraba en Perú tomando cursos del método de pedagogía musical conocido como Zuzuki.

William Cruz por otra parte, cree en su formación académica tanto en República Dominicana, como en Puerto Rico próximamente, como una forma de fomentar la valoración de la carrera profesional del músico en nuestro país, pero también como condición fundamental del ser artista. “El buen artista se da cuenta de que mientras más sabe, menos sabe. La humildad y el deseo de aprender son las bases para el progreso”, aseguró.

“Una de las cosas que yo imagino se debe sentir muy feo es cuando el músico tiene una idea y no puede desarrollarla, porque no tiene los conocimientos para hacerlo. Por eso nosotros estamos empeñados en nunca dejar de estudiar”, concluyó.