Listin Diario Logo
25 de enero 2020, actualizado a las 05:25 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Norte viernes, 01 de noviembre de 2019

SONAJERO

Más fuerte que tú

  • Más fuerte que tú
Grisbel Medina R.
sonriete_gris@hotmail.com

“Es cierto. Una se desbarata por dentro. Pero yo le dije a ese cáncer, te equivocaste de mujer, soy más fuerte que tú”. Eso dijo Juana Cecilia Pichardo ante cientos de mujeres vestidas de rosado durante la conformación del Gran Lazo Humano contra el cáncer de mama. La iniciativa es parte de la campaña “Porque te quiero”, forjada en la Corporación Zona Franca Santiago.

En el año 2016, Juana se realizó la mamografía. Los estudios especializados forman parte de los beneficios de la campaña.  Por eso, a pocos pasos de las fábricas, las laboriosas mujeres zoneras se realizan sono y mamografías gratuitas durante el mes de octubre. Cuando Juana fue diagnosticada con cáncer de mama en etapa tres, las rodillas dejaron de ser suyas.

En 24 horas, a partir de ese momento, sucedieron muchas cosas. Juana Cecilia escuchó sobre los bálsamos del proceso, se preguntó ¿por qué a mí? También se aconsejó. Se dijo a sí misma que lucharía, que ella estaría de pie hasta el final. A sangre y fuego ha honrado su palabra.

Por mucho tiempo, la dama lució un turbante. La gente la miraba con pena, “como si eso se pegara”.  El paño le disimulaba la calvicie por efecto de la quimioterapia. En menos de tres años, lleva 10 quimio, una operación de seno y 28 radioterapias.

Juana Cecilia tiene 46 años. Es bilingüe y aspira a escalar laboralmente. Trabaja desde los 11 años. Siendo una muchachita, asumió su primer encargo remunerado en una fábrica de cerámica. Desde entonces sus manos no conocen miedo ni vergüenza con tal de ganarse la comida con dignidad.

Hablar con ella es recuperar la esperanza en una existencia golpeada por los “Camacho de la impotencia”. Ella sonríe y valora cada segundo de vida. Su ejemplo y el del médico que la atiende (Edgar Enrique Fernández, del HOMS), aportan energía y confianza.

“Tú y yo seremos una sola persona. Nos vamos a casar contra ese cáncer”, le dijo el doctor a Juana, quien tenía el 70 por ciento del seno cubierto de células enfermas. “Ese 30 por ciento lo vamos a salvar”, insistió Fernández, el galeno que cada tres meses le recuerda la importancia del seguimiento.


Más en El Norte