Listin Diario Logo
19 de mayo 2019, actualizado a las 03:17 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Norte viernes, 10 de mayo de 2019

Arriesgarse

El reto de emprender a los 40s: Gran acierto o simple locura

  • El reto de emprender a los 40s: Gran acierto o simple locura

    Lo difícil, según los expertos, es reunir las condiciones e iniciar; pero una vez dado el salto, todo fluirá. ISTOCK/LD

  • El reto de emprender a los 40s: Gran acierto o simple locura
  • El reto de emprender a los 40s: Gran acierto o simple locura
  • El reto de emprender a los 40s: Gran acierto o simple locura
Dayanara Reyes Pujols
Especial para LD
Santiago

emprender es habitualmente vinculado a generaciones específicas, por lo general, personas menores de cuatro décadas. Pero hoy día es cada vez más la cantidad hombres y mujeres en la edad de los 40 y mayores, quienes están diseñando, lanzando y poniendo en funcionamiento un negocio propio.

Se emprende en todo momento. Siempre se elige qué se estudiará, dónde educarse, qué tipo de amigos tener, a cuales viajes ir, entre otros. Y así, en cada momento de la vida, todo por perseguir los propósitos, poniéndolos por encima de los miedos y las críticas, para estar feliz consigo mismo, esto así lo entienden algunos expertos en el área del emprendimiento.

Para Lissette Echavarría, conferencista y consultora, asegura que, desde el momento en que emprendemos estamos hablando de arriesgarse, y a la edad de 40 años hay un cambio en el pensamiento del ser humano de ver la vida, donde ocurren dos cosas: quedarme empleada por temor, apego o inseguridad; y la otra, que se sienta lo suficientemente decidida a emprender.

Los temores

El riesgo está presente en todo lo que hacemos, afirma Giovanna Ramos, coach personal, ejecutiva y empresaria. Entiende que cuando se está emprendiendo se está asumiendo un riesgo, que también puede verse como un ejemplar acto de valentía, que implica estar muy conscientes del precio que se está dispuesto a pagar, y cuáles desafíos dispuestos a asumir.

Experiencias de logros

Wendy Calvo, coach y facilitadora del Test de la Pasión, resalta que, atreverte a los 40 es liberador, saber que siempre se está a tiempo. Invita a realizarse la autopregunta: ¿Por qué no hacer otras cosas, aprender, compartir conocimientos? Explica que países muy desarrollados promueven y permiten el emprendimiento, porque las ideas benefician el crecimiento y la transformación de quien las tiene y de su entorno.

Los tres profesionales antes mencionados han emprendido en los 40. Consideran que es una excelente edad para tomar la firme decisión de emprender, por la madurez, puesto que los objetivos se hacen más desafiantes. Es una condición que exige trabajar más con la propia persona y de manera integral: mente, cuerpo y espíritu. Proponen hacerlo simultáneamente, siempre y cuando el negocio lo permita, hasta lograr cierta estabilidad en el mismo, conclusiones a las que llegaron luego de pasar por varios procesos físicos y emocionales.

Algunos casos que también se pueden citar son los de: Vera Wang, quien antes de entrar a la industria de la moda a sus 40 años edad, fue patinadora artística y periodista; actualmente es una de las diseñadoras de moda más importantes del mundo. Robin Chase, quien cofundó Zipcar, a los 42 años de edad, en el 2000; entre otras personas conocidas mundialmente.

Uno de los retos, asegura Calvo, es aprender a vender tu servicio, gestionar los “No”, conocer tu nicho, creer en lo que ofreces, invertir en tu conocimiento, asesorarte, pasarla bien en el proceso de emprender. Aprender el reto de la tecnología, tomar lo mejor de otras generaciones y tomar riesgos financieros.

Consideraciones

Estas profesionales coinciden en que a la hora de emprender es necesario tomar en cuenta los siguientes factores: asegurarse de que es tu proyecto de vida, que le genere muchos más ingresos de los que percibía cuando estaba empleada, preparación y equipamiento para la ejecución del mismo, financiamiento, equipo de trabajo necesario, contar con coach o mentor, buen apoyo administrativo, no caer en el vicio de contratar personal en exceso, calcular un buen fondo de reservas y ser realista en las proyecciones, para hacerlo de manera efectiva.


Más en El Norte