Listin Diario Logo
25 de junio 2019, actualizado a las 01:38 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Norte viernes, 03 de mayo de 2019

Responsabilidad

Más denuncias y menos acoso y persecuciones callejeras

  • Más denuncias y menos acoso y persecuciones callejeras

    A pesar de que cada caso es diferente, los expertos cinciden en que la solución es la misma: ¡Hablar!. ISTOCK

  • Más denuncias y menos acoso y persecuciones callejeras
Onelfi Poueriet
onelfi.poueriet@listindiario.com
Santiago

Con un ¡Basta!, Karina Monción detuvo las recurrentes manifestaciones de acoso de su vecino, con lo cual se libró del temor que miles de mujeres, al igual que ella, sienten al salir a las calles.

Esta, que también es llamada persecución, es más dada hacia las féminas, ya sea por su forma de vestir, caminar o comportarse, así lo entiende Raquel Rivera, encargada coordinadora del Movimiento Feminista Hermanas Mirabal (MFHM).

También llamado “acoso callejero”, este tipo de comportamiento no es el único que existe, aunque sí el más escuchado, debido a la normalidad con la que se ve.

Rivera manifiesta que el acoso a las mujeres en el país, se da porque “estamos en una sociedad machista y patriarcal donde se presenta la imagen de la fémina como un objeto sexual. El acoso se da de quien se siente con poder sobre otra persona”.

Desde el punto de vista de su área, Allen Cawley, psicólogo – criminólogo, comentó que existen muchos motivos que pueden llevar a una persona a cometer esta violación del derecho a la privacidad, pero que la razón más común es que se haya sufrido algún tipo de abuso en su infancia.

Este flagelo va en aumento en el país. En este sentido, Rivera sostiene que a pesar de todos los esfuerzos desde las organizaciones feministas, se ha avanzado poco, porque continúan los niveles de acoso en los centros de trabajo, calles, y cada vez son más los escándalos.

Testimonios

Algunos casos de feminicidios son debidos al asedio que no ha tenido ningún tratamiento.

“Tuve una relación tóxica, y al terminarle comenzó a llamarme a todas horas. Lo bloqueé en todas partes y aún seguía insistiendo... un día apareció donde estudiaba y tenía una expresión muy fea que siento que jamás podré olvidar”, expresó Yaira Torres.

Tuvo que soportar manipulaciones, chantajes y violencia, hasta que su familia tomó cartas en el asunto y amenazó con que denunciaría al joven. Este caso, gracias al accionar no pasó a mayores.

Otro tipo de acoso es el laboral, que también es poco mencionado.

Fabiola Pérez relató que durante un tiempo trabajó en un programa televisivo y fue acosada por su entonces jefe. En un principio, él se ofrecía a llevarla a casa y luego de observar que ella le tenía confianza, le hacía comentarios inapropiados, en términos sexuales.

La joven manifestó que no encontraba la forma de parar esta situación, hasta que salió de aquel trabajo. Cuenta, además, que nunca fue capaz de decirle a nadie sobre la situación, porque no sabía cómo controlar el ambiente en el que estaba envuelta.

Apoyo

Miguelina Mendoza, exencargada provincial de la Oficina de la Mujer, organización que funge como socorro para las mujeres que han sufrido algún tipo de maltrato de sus derechos; detalló los pasos a seguir cuando ha sido violada de sus derechos, ya sea, acoso, maltrato, persecución o cualquiera de sus variantes.

La primera acción es realizar el diagnóstico; y aquí se efectúa la técnica de psicología y orientación. Al conocer la demanda de servicios de la usuaria se procede a completar un formulario de entrevista; luego de esto se determina si el caso es de atención psicológica o legal para así acompañarle en todo el proceso.

Seguimiento

El acompañamiento en todos los procesos necesarios para tratar los distintos tipo de casos de acoso, también es brindado por el MFHM, según explica Rivera. Allí se capacita, elevando su autoestima, se orienta sobre los pasos a seguir frente a esta situación, “pues habitualmente quedan solas en el proceso, por lo tedioso e insostenible para las ellas de los sectores populares”.

El problema radica en que el asedio no es denunciado, y por ende, no se crean medidas para contrarrestar esta situación, afirma la fiscalía de Santiago.


Más en El Norte