Listin Diario Logo
21 de noviembre 2019, actualizado a las 08:55 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Norte viernes, 05 de abril de 2019

SONAJERO

Sublevaciones

  • Sublevaciones
Grisbel Medina R.
sonriete_gris@hotmail.com

 Cada vez más rápido el mundo encamina sus revoluciones, la humanidad se subleva. Antes la “Revolución” era la aspiración de las organizaciones de izquierda. Era la meta para el cambio, para superar el sistema que esclavizaba sus pueblos.

Hoy no hacen falta armas. Al menos no con pólvora. Cada mañana la gente, en distintas partes del mundo, protagoniza sus propias revoluciones, ventila sus indignaciones, las publica.

La invitación a llevar el afro con orgullo, en un país moreno, donde la negritud es pecado, es un feliz atrevimiento que nos abrazó a inicios de abril. “Resetéate, llevo mi pelo como quiero” y “Yo amo mi pajón”, fue el desafío ante la discriminación racial tan presente en todas partes. Y tan latente en un Estado que cancela, te manda a alisarte, se mofa de los rizos.

En la sala Signos de Identidad del Centro Cultural Eduardo León Jimenes, los utensilios europeos aparecen iluminados hasta el destello. Porque culturalmente la herencia hispánica es un trofeo. Demasiada gente presumiendo que su abuelo “era español”.

En el mismo lugar, la marimba, el palo, el fututo y la tambora aparecen escondidos, en franca alusión al esfuerzo por blanquearnos, por ocultar la huella morena de nuestra música, la gastronomía y hasta de la lengua cotidiana.

Otra revolución, con más retardo, es visibilizar a las trabajadoras del hogar, las cuidadoras de casa, las patronas del fregado. Persiste la costumbre de violar deliberadamente los derechos de las mujeres cuyo trabajo nunca termina.

Hoy, Día del Periodismo Nacional, tenemos el reto de que el marasmo de la política criolla no nos robe la atención a los temas fundamentales, a los derechos de la gente, al deber de mantener los sentidos abiertos al mundo. Desde el Periodismo se encaminan revoluciones sensibles y vitales para nuestros pueblos. No pasemos de largo cuando la gente nos necesite. Ojo, el dinero se escurre. Y al final del día la conciencia calma y la dignidad es el mejor descanso para el alma.


Más en El Norte