Listin Diario Logo
28 de junio 2022, actualizado a las 08:20 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte jueves, 31 de marzo de 2022

Andrew Toles, la historia del pelotero que queda fuera de los terrenos de Grandes Ligas por la esquizofrenia

Problemas mentales vinculados a la esquizofrenia condujeron a una serie de catástrofes en torno a la vida de Toles, desde ser encontrado en la indigencia, apresado e internado en centros para la salud mental

  • Andrew Toles, la historia del pelotero que queda fuera de los terrenos de Grandes Ligas por la esquizofrenia
Carlos Moreta
Espacial para Listín Diario
Santo Domingo, RD

Andrew Toles estuvo por última vez alineado en un partido oficial de béisbol la tarde del 30 de septiembre en 2018, en un encuentro en el que sus Ángeles Dodgers ganaron por paliza 15-0 a los Gigantes de San Francisco frente a  41,280 aficionados en el Oracle Park de San Francisco.

Toles fue incluido al año siguiente en la lista de los Dodgers para los campos primaverales del 2019, aunque nunca se presentó a dichas instalaciones, citando como causa “problemas personales” no identificados, por lo que el equipo procedió a colocar al jugador en lista restringida el 28 de marzo del mismo año, desapareciendo desde entonces su figura del terreno de juego.

Problemas mentales vinculados a la esquizofrenia condujeron a una serie de catástrofes en torno a la vida de Andrew Toles, desde ser encontrado en la indigencia, apresado e internado en centros para la salud mental.

Durante días de junio del 2020, se dio a conocer a la luz pública el apresamiento de Toles por un cargo de delito menor por allanamiento, luego de ser encontrado sin hogar, durmiendo detrás de las instalaciones de una compañía en el aeropuerto internacional de Key West, Florida, luciendo una apariencia física indigente por su larga barba y cabello poco cuidado, además de solo tener entre sus pertenencias una bolsa.

Luego de dicho apresamiento se dio a conocer que el todavía jugador de los Dodgers “había entrado y salido de centros de salud mental, albergues para personas sin hogar y había tenido múltiples encontronazos con la policía”, según cita el diario USA Today.

Su apresamiento solo fue una pequeña parte de sus problemas, ya que anteriormente el nativo de Georgia fue apresado en Hong Kong por robar comida de una gallinera, todo luego de haber perdido su pasaporte, aunque luego el consulado estadounidense logró repatriar al pelotero a territorio americano.

Pese a mantenerse alejado de las líneas de cal, los Dodgers mantienen a Toles en su nómina, como un gesto de humanismo para que Andrew reciba acceso a seguro médico y servicios de salud mental.

Sobre la enfermedad

LISTÍN DIARIO conversó con José Miguel Gómez, psiquíatra de profesión y anterior presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, en busca de indagar sobre la esquizofrenia como enfermedad y sus efectos en la actividad deportiva.

 “La esquizofrenia es una enfermedad crónica no curable, tiene un componente genético en lo familiar. El 1% de la población (mundial) tiene el riesgo de padecer esta enfermedad”, declaró Gómez a este diario.

El profesional de la salud explicó que la enfermedad consiste en una alteración del contenido y curso del pensamiento, por lo que el paciente sufre de delirios, alucinaciones, paranoia, desorganización en el pensamiento y la conducta.

Asimismo, detalló que el individuo también padece aislamiento, anhedonia, falta de la higiene personal, así como ruptura completa con la realidad y el razonamiento.

Indicó además que se trata de un padecimiento crónico incurable, por lo que el esquizofrénico necesita medicamentos antipsicóticos y ser ingresado en unidades de rehabilitación psicosocial por varios meses.

También apuntó que es necesario poner al paciente en contacto con la familia para entrar a la rehabilitación socio-familiar.

“La enfermedad deteriora la persona, las relaciones interpersonales grupales y el funcionamiento socio-laboral”, puntualizó.

Específicamente en la actividad deportiva, como tal es el caso de Andrew Toles, el psiquiatra calificó de “casi incompatible” a la esquizofrenia con dichas actividades.

“(La esquizofrenia) es casi incompatible con el desempeño laboral, más con la pelota que es una actividad deportiva altamente estresante, competitiva y que demanda mucha disciplina y ejercicio. Si una persona es diagnosticada por un psiquiatra de esquizofrenia, evidentemente que eso va a comprometer su labor deportiva”, finalizó.