Fiebre de golf

Razones éxito del Corales Puntacana Championship

Este es un evento del PGA Tour que llega al país por quinta vez consecutiva y que atrajo a unos ciento veinte jugadores de diferentes naciones, incluyendo República Dominicana.

  • Frank Elías Rainieri (President & CEO, Grupo Puntacana), el campeón Chad Ramey, y Don Frank Rainieri, Founder & Chairman of the Board, Grupo Puntacana.

FÉLIX OLIVO
Santo Domingo, RD

Hola Fiebruses. El do­mingo pasado cayó el telón de otra gran semana para el país con la celebración del Corales Puntacana Cham­pionship, un evento del PGA Tour que llega al país por quinta vez consecutiva. Sin lugar a dudas fue una semana inolvidable, con un torneo que quizás quedará en nuestras mentes como el mejor de los cinco celebra­dos. Desde mi punto de vis­ta varios factores incidieron para ello, las cuales detallo a continuación.

Logística y organiza­ción. Todo pensado para que el evento, los fans, los jugadores y las marcas ac­tuaran con sinergia. Des­de los parqueos, la optimi­zación de los espacios para publicidad, la señalización, la colocación de los Sky Boxes, la nueva localización del “Hoyo 19” con mucho mejor oferta culinaria y mú­sica en vivo todos los días, la reubicación de la carpa de voluntarios, así como las áreas VIP (el puente de transito fue un palo), no de­jan dudas de que hubo una gran planificación y que to­do fue concebido para efi­cientizar el evento y los ser­vicios.

El “field” fue extraor­dinario. Cuando nos referi­mos al “field”, hablamos de los jugadores que vinieron a esta edición (120), quizás la mejor representación en su corta historia. 42 de ellos habían saboreado las mieles del triunfo en el PGA Tour, elevando la barra de la com­petencia con un cierre lo di­jo todo: seis o siete jugadores tenían el chance de “colarse” en la punta en los últimos 9 hoyos jugados, y para mues­tra un botón, ya que Chad Ramey nunca “sonó” como el hombre a vencer pues los ojos estaban sobre Ben Mar­tin, quien dominó claramen­te la competencia durante 3 días y medio. El cierre no fue apto para cardiacos.

Transmisión de TV. Golf Channel hizo cobertu­ra diaria, y como siempre, la belleza del campo enga­lana las pantallas de mas de 300 millones de televiden­tes en todo el mundo. No sé si es por el amor que le tengo al evento, pero entiendo que los nuevos “tiros de cámara” elevaron la belleza de Cora­les. El campo lucía especta­cular, con las olas de nuestro mar, las palmeras mecién­dose al ritmo del viento, el campo en inmejorables con­diciones (Julio Díaz, super­intendente del campo, “fa­jao” junto a su equipo), el público mucho mejor orde­nado, y el clima que prevale­ció. Todo eso hizo que defini­tivamente, no solo el torneo, sino el país, se engrandeció.

Los organizadores. ¿Qué decir del Grupo Pun­tacana que ya no se haya es­crito? Bueno, hablemos de arrojo y osadía. Hay que ser muy visionario y “arretao” para atreverse a traer un evento deportivo tan exigen­te y tan costoso con el fin de proyectar, no solo el merca­deo y las ventas del Grupo, sino a todo el que vive y res­pira en esta media isla jun­to a las bellezas y bondades de este país, usando el golf como punta de lanza. “Hats Off” para la familia Rainie­ri – Kuret, encabezada por Don Frank y Doña Haydée, junto a sus hijos Frank Elías, Franchesca, y Paola. Ma­nuel Sajour, Hiram Silfa, Jay Overton, Jessica Rizik, Her­nando Núñez, Julio Díaz, el personal de prensa del PGA Tour, el departamento de re­laciones publicas (inmenso trabajo), y los reales prota­gonistas en escena: los mas de 600 voluntarios, esos que desinteresadamente ofer­tan su trabajo, tiempo, y vo­luntades para lograr que el evento quede a la altura de las expectativas.