Listin Diario Logo
27 de julio 2021, actualizado a las 01:01 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 19 de junio de 2021

PRESENCIA DOMINICANA

Raíces Hispanas

  • Raíces Hispanas
TONY PIÑA CAMPORA

La eliminación de la barreta racial en las grandes ligas en 1947 benefició a los afroamericanos y a una inmensa cantidad de hispanoamericanos que tenían excelentes habilidades para brillar en este deporte. Antes de ocurrir ese trascendental acontecimiento fueron muy pocos los destacados oriundos de esa América que habla español. Se puede citar al lanzador cubano Adolfo Luque como el más representativo al lograr mantenerse por veinte años acumulando resultados que todavía hoy lo conservan en un lugar de privilegio en los cuadros históricos. Completó más de tres mil episodios con PCL de 3.25.

En menor grado, pero alcanzando brillantez, está otro cubano, el receptor Mike González, convertido luego en un excelente dirigente y Esteban Bellán, reconocido como el primer hispano que jugó en esos planos en los albores de la actividad entre 1871 a 1873. Perteneciente a familia acomodada, Bellán fue parte importante de los que organizaron el béisbol en su país con una doble intención, como deporte y como herramienta para ayudar la lucha que se escenificaba en la isla por independizarse del imperio español.

De Puerto Rico se destacaron el lanzador Hiram Bithorn y el jardinero Luis Olmo, debutantes en los primeros años del decenio de los cuarenta. México tuvo en Melo Almada y Chile Gómez a dos importantes representantes en esa época; el primero reclutado en Estados Unidos donde vivía desde los dos años de edad como hijo del cónsul mexicano en la ciudad de Los Angeles; y de Venezuela sobresalió Alejandro Carrasquel manteniéndose con regularidad como lanzador de los Senadores de Washington, entre 1939 y 1945.

A partir de 1947, cuando grandes ligas realizó su histórica apertura, arribaron muchos hispanos de tez oscura de excelentes condiciones; Orestes Miñoso, jardinero cubano, los puertorriqueños Victor Pellot y Rubén Gómez, inicialista y lanzador respectivamente y el campo corto de Venezuela Chico Carrasquel están entre los pioneros de esa clase. Sin embargo no fue hasta 1956, nueve años después de rota la barrera que un dominicano alcanzó las ligas mayores, hecho protagonizado por Osvaldo Virgil con los Gigantes de Nueva York.

A pesar del retraso, los dominicanos dominan hoy los principales departamentos estadísticos que recogen la participación hispana en grandes ligas.


Más en El Deporte