Listin Diario Logo
22 de enero 2022, actualizado a las 01:20 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte jueves, 11 de febrero de 2021

POR LA PANDEMIA

Futbolistas de Paraguay improvisan para sobrevivir en medio del Covid-19

  • Futbolistas de Paraguay improvisan para sobrevivir en medio del Covid-19

    Muchos jugadores de la segunda división hacen trabajo de jardineros, ebanistas y otros para sobrevivir ante la falta de actividad por la paralización causada por el Covid-19

AP
ASUNCIÓN, Paraguay

Los futbolistas de segunda división de Paraguay están trabajando como jardineros, constructores y vendedores de huevos para sobrevivir durante la pandemia de COVID-19. La mayoría de ellos no han sido pagados por sus clubes durante más de un año.

La última temporada de la segunda división de Paraguay terminó el 17 de noviembre de 2019, pero el campeonato de máxima categoría del país fue el primero en comenzar en América del Sur, solo unos meses después de que comenzara la pandemia.

Los ejecutivos del fútbol paraguayo creen que la temporada de la segunda división 2021 comenzará el 9 de abril, tan pronto como el Ministerio de Salud del país y el organismo local de fútbol lleguen a un acuerdo para un protocolo COVID-19 para tres divisiones inferiores y el campeonato nacional de fútbol femenino.

Los jugadores de la segunda división de Paraguay, denominada División Intermedia, recibieron una dotación de 142 dólares por tres meses, según varios de ellos que hablaron con The Associated Press. Los jugadores de primera división recibieron $ 430 por el mismo período de tiempo.

“Fue un año complicado, especialmente para la Segunda División”, dijo Luis Kanonnikoff, secretario general de la Asociación de Fútbol de Paraguay. Dijo que había cuatro pagos mensuales a los jugadores, no tres.

Pero eso fue muy poco para los futbolistas locales, que aceptaron diferentes trabajos para sobrevivir.

Sergio Rojas, centrocampista de 28 años del Sportivo Ameliano, se levanta muy temprano de la cama para cargar su pequeño coche con cajas de huevos. Viaja 25 kilómetros hasta la capital, Asunción, para poder entrenar. Y después de una ducha se apresura a su nuevo trabajo. Cobra $ 2.5 por 30 huevos.

Rojas, su esposa y sus dos hijos sobreviven con un ingreso mensual de $ 200 en el mejor de los casos de la venta de huevos, además de trabajos para lavar autos que suman al menos otros $ 50. Esa cantidad es la mitad de lo que le pagaban como futbolista.

El mediocampista Nicolás Caballero, quien jugaba en el club Resistencia, ahora tiene un puesto de comida que vende parrillada en las calles de la ciudad de San Lorenzo, en las afueras de Asunción.

“La vida de los futbolistas de segunda división en nuestro país es dura y durante la pandemia las necesidades se volvieron gigantescas”, dijo Caballero, de 32 años. “Sin torneos, no nos pagan nada y todos tienen una familia. Muchos se vieron obligados a aprender a hacer otra cosa para sobrevivir y otros volvieron a lo que hacían antes del fútbol ”.

José “Ruli” Ríos, de 35 años, profesional desde los 18, ahora es jardinero luego de ayudar a cuatro clubes a llegar a la Primera División de Paraguay.

El portero Jorge Chena, del Atyrá FC, ha comenzado a trabajar como carpintero a los 32 años a pesar de sus 13 años de carrera. Su esposa, la pastelera Rita Fernández, paga la mayoría de las facturas de la casa ahora.

El centrocampista Fulvio Duarte, de Yegros, está terminando sus estudios como fisioterapeuta mientras trabaja con su esposa en una tienda online de productos ortopédicos.

Rogelio Delgado, presidente de la asociación de futbolistas de Paraguay y exdefensor de la selección nacional, dijo que la pandemia mostró cuán débil es la infraestructura para los jugadores profesionales.

Los futbolistas son cautelosos sobre si su regreso tendrá lugar en abril. Pero están ansiosos por volver a los campos.

“Incluso extraño al árbitro”, dijo el futbolista Nicolás Caballero. "Eso lo dice todo."