CON LOS CAMPEONES

Dominicanos en las Ligas Negras

Mario Emilio Guerrero

 En la Enciclopedia Biográfica de las Ligas Negras de Béis­bol, de James A. Riley, ade­más de Pedro Alejandro San, Tetelo Vargas y Rafael -Sijo- Gómez, figuran otros dos dominicanos, el torpedero Horacio Martínez y el receptor Enrique Lantigua. Sin embargo, de acuer­do con investigaciones realizadas por el historiador Cuqui Córdova, también los lanzadores Gustavo Lluberes y Andrés Julio Báez (el Grillo B) vieron acción en los llamados circuitos de color del béis­bol estadounidense. Córdova, en su co­lumna “Béisbol de Ayer” (Listín Diario, 4/8/2017), al ofrecer datos de Lluberes, destaca que “(Gustavo) había retornado de los Estados Unidos en 1936, donde ce­rró filas con los Cubans Stars, gran equi­po de la Liga de Color de los Estados Uni­dos, y con ellos, en 1936, ganó 15 juegos, perdiendo tres”.

En el artículo figura una fotografía de Lluberes junto al pitcher cubano Rodolfo Fernández, ambos luciendo el uniforme del conjunto Cuban Stars. Sobre Grillo B, Córdova sólo hace referencia de su parti­cipación en las Ligas Negras en su colum­na “Crónica de los Martes” (Listín Diario, 4/10/2011).

De Horacio Martínez, la obra de Riley reseña que fue un campocorto estrella pa­ra los New York Cubans durante la déca­da de 1940, siendo seleccionado como integrante del equipo Todos Estrellas del Este-Oeste entre 1940 y 1945, excepto en 1942. En juegos de estrellas tuvo prome­dio de bateo .545. En 1945, su excelente trabajo con el guante y la habilidad y faci­lidad con la que jugó en su posición le va­lieron para ser descrito como el torpede­ro perfecto y la distinción de ser el mejor campocorto de la liga.

Tenía un alcance sobresaliente, un bra­zo fuerte y preciso, y una excepcional me­cánica. Martínez, indica la Enciclopedia, era solo un bateador promedio, regis­trando marcas de .222, .240 y .171 entre 1940-42, pero era un buen tocador, rápi­do en las bases y bueno en ambos extre­mos de la jugada de hit-and-run. Un ju­gador fajador, debutó con los New York Cubans en 1935, bateando .244 y .216 en sus dos primeros años. Militó con el con­junto Cuban Stars en 1937 y 1938, re­gresando con su equipo original de 1939 hasta 1947, en que se retiró. Con relación a Enrique Lantigua sólo aparece una bre­ve nota que indica que fue un cátcher que jugó con los New York Cubans en 1935.