Listin Diario Logo
05 de marzo 2021, actualizado a las 12:51 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 16 de enero de 2021

PRESENCIA DOMINICANA

Receptores importados

  • Receptores importados
Tony Piña Cámpora
tonypinacampora@gmail.com

 El espacio permitido para la pro­ducción de esta columna impidió en la pasada entrega la ponde­ración de cuatro receptores adi­cionales a los mencionados que reforzaron equipos de Lidom y merecen ser incluidos en la élite de esta categoría. La se­lección se hizo sobre la base de los que par­ticiparon en por lo menos dos torneos, ago­tando un mínimo de trescientos apariciones al plato.

El más antiguo de este último grupo es Joe Pignatano. Recordado por su magistral defensa, fue pieza clave del Escogido de 1957-58 y 1958-59 ganadores de la serie regular en cada uno de esos años, coronán­dose campeones en el primero y subcam­peones en el segundo.

Con Águilas Cibaeñas participaron dos que dejaron huella imborrable. El cuba­no Orlando McFarlane y Charlie Sands. El primero intervino en 1963-64 y 1964-65, compartiendo la defensa de la posi­ción dos así como la antesala con Elmo Plaskett en la primera ocasión; pero en la segunda estuvo todo el torneo detrás de la goma. Ganó la corona de cuadran­gulares en cada uno de esos certáme­nes totalizando 18, diez y ocho respec­tivamente, aunque cuatro de los diez de 1963-64 los disparó defendiendo la an­tesala. Ha sido el único de su posición defensiva que en dos ocasiones ha con­quistado ese importante cetro.

Sands tuvo una contribución ofensiva ex­traordinaria. Combinó espléndidamente poder con disciplina en el plato, encabezan­do en resultados de por vida a todos los cát­chers importados, con una actuación míni­ma como la indicada, en slugging (.456), OBP (.448) y OPS (.903). En 1971-72 con­siguió sumar catorce jonrones en total; diez en la serie regular, tres en la semifinal y uno en la final, en 275 apariciones al plato, li­derando en slugging (.558) y OPS (1.049)

Finalmente está Hal King. Fue el cátcher de la formidable maquinaria agrupada por las Estrellas Orientales en 1967-68 que se coronaron campeones. Ese año re­molcó 39 anotaciones estableciendo una marca para receptores que solo ha si­do superada por Tony Peña, disparando además para .312/.377/.413. En cuatro campañas con los Verdes empujó 109 ca­rreras, uno de apenas cuatro importados con más de cien en el béisbol invernal. Defensivamente tenía limitaciones, pero ofensivamente era un bateador paciente, fuerte y oportuno.