Listin Diario Logo
19 de enero 2021, actualizado a las 07:16 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 20 de octubre de 2020

PRIMER ROUND

Un plan perfecto mal ejecutado

  • Un plan perfecto mal ejecutado
Yoel Adames F.
hectorj.cruz@listindiario.com

 Lo Lo que ocurre en Las Vegas, se que­da en Las Vegas, y la pelea de inicio de domingo que dejó unificado el cetro ligero por las cuatro esquinas, también se quedará enterrado en las arenas desérticas de Nevada y en la fortaleza de origen de una ciudad imbatible que su corazón es el juego de azar universal, sobre todas las co­sas, sin que nadie ni nada la manche. Por lo ante­rior no existe ningún reclamo de que la principal figura del boxeo, al menos en calidad, Vasiliy Lo­machenko (dos medallas de oro olímpico), cam­peón del mundo en su tercera pelea, rey de tres divisiones con menos de 15 combates y trataba de dejar unificado la división de las 135 libras, ya había ganado tres fajas (OMB, AMB y CMB) y solo le faltaba la FIB en poder del joven de san­gre latina (de padres hondureños) Teófimo Ló­pez, de fuerte pegada e invicto La pelea no su­bió al rango esperado hasta el quinto episodio, cuando el gran invierno de Lomachenko empe­zó a sentirse tibio... El hombre de manera extra­ña entregó los primeros cinco asaltos casi sin lan­zar golpes, muy esporádico tiraba algunos jabs, se quedó en estudio, muy cuidadoso, casi teme­roso me atrevería a afirmar… Teófimo también hizo muy poco, su ofensiva fue pobre, sus golpes mínimos, prácticamente nulo. Al parecer el gran maestro del ring, el ucraniano Lomachenko, con más de un año fuera del ensogado, se le fue de la mano en la estrategia y ‘regaló’ demasiado round buscando disminuir energía de su rival y así tratar de someterlo a su grandeza Teófimo y su padre, ¿cómo los Astros?, jajajajaja, les roba­ron las señas a los Lomachenko y no atacaron, guardaron energía para más adelante y lo me­jor, con un “chinchín” de esfuerzo iban ganando los asaltos.

LA OTRA MITAD: Hasta el quinto campa­nazo todo fue crítica y decepción, no hubo con­frontación... El sexto capítulo fue el inicio real del combate, Lomachenko ya tenía los resultados de los rayos “X”, jajajajaja, y se lanzó a golpear y so­meter a la obediencia con su magia a Teófimo y el público vio su dominio, aun en medio del pe­ligro del aguerrido peleador nacido en Brooklyn, pero que representó a Honduras en los Juegos Olímpicos de Rios 2016. El boxeo científico lle­gó y domino la segunda mitad, con una riña de alta calidad, por demás sangrienta, de golpes ba­jos y cabezadas, saliendo el zorro olímpico con la mejor parte y emparejando rápidamente las acciones, de manera que el round 12, el final pudo ser decisivo para el ganador. No obstante, hay que afirmar que Lomachenko impuso auto­ridad, le dio una lección de boxeo a Teófimo, in­cluyendo que las bajas estadísticas de golpes lan­zados y pegados hasta el quinto asalto, la elevó con creces en los 7 capítulos finales, la cabeza de ‘Teó’ parecía un balón de voleibol... y si, por qué no decirlo, esa pela no lo calmaba, siempre fue peligroso.