Listin Diario Logo
28 de octubre 2020, actualizado a las 12:17 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 26 de septiembre de 2020

CON LOS CAMPEONES

El histórico primer partido de Virgil

  • El histórico primer partido de Virgil
Mario Emilio Guerrero
megkrantz@hotmail.com

En el partido celebrado el do­mingo 23 de abril de 1956 en el estadio Polo Grounds V, de la ciudad de Nueva York, en que Osvaldo Virgil debutó en las Grandes Ligas, bateó séptimo en la ali­neación de los Gigantes y defendió la ter­cera base. Su equipo se enfrentó a los Filis de Filadelfia, cuyo abridor fue el derecho Curt Simmons, quien tenía marca de 13-10 y efectividad de 3.55. Por los Gigantes ini­ció el diestro boricua Rubén Gómez y en los dos episodios iniciales del encuentro, Vir­gil no tuvo ninguna participación defensi­va. Su primera intervención se produjo al batear en la parte baja del segundo inning, con las bases limpias y dos fuera, y falló con un rodado por el campo corto.

Luego, en la cuarta entrada, con un out y corredores en primera y segunda, el tor­pedero Roy Smalley bateó rodado por la antesala. Virgil fildeó hacia adelante y ti­ró desviado a la inicial, lo que permitió que el hombre que corría de segunda a tercera anotara y los otros dos avanzaran una ba­se. El anotador oficial decretó infieldhit al batazo de Smalley y le cargó un error en ti­ro a Virgil por el avance de los corredores. La úni­ca otra actuación defensi­va de Virgil en el choque aconteció en el octavo acto, cuando hizo un out forzado en segunda base, después de atrapar un ro­letazo de Richie Ashburn. En sus tres turnos restantes, el jugador crio­llo falló con elevado al jardín derecho, en el cuarto episodio; rodado por la tercera base, en el octavo inning y roletazo al antesalista para un out forzado en la intermedia, en la novena entrada.

El partido, ganado por los Filis con mar­cador de 6-2, con Simmons tirando jue­go completo, apenas fue presenciado por 6,134 fanáticos, una cantidad irrisoria pa­ra un parque cuya capacidad era de 56,000 personas.

La gran estrella de los Gigantes era el jar­dinero central Willie Mays, futuro Inmor­tal. Otros jugadores que participaron en el partido y que después también serían exal­tados a Cooperstown fueron, el interme­dista Red Shoendienst y el lanzador Hoyt Wilhelm, de Nueva York, y el jardinero cen­tral de Filadelfia, Richie Ashburn. A parte de Virgil, sólo dos jugadores latinoameri­canos militaban con los Gigantes, el pitcher Rubén Gómez y el también lanzador dere­cho Ramón Monzant, venezolano.