Listin Diario Logo
21 de noviembre 2020, actualizado a las 12:17 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte lunes, 14 de septiembre de 2020

REY DEL US OPEN

Nicolás Massú, la mano detrás del éxito de Thiem

  • Nicolás Massú, la mano detrás del éxito de Thiem
AP
NUEVA YORK

 Dominic Thiem se veía como un producto no finalizado en 2018, pese a ser el año de su despegue al alcanzar su primera final de Grand Slam y asentarse dentro de los 10 mejores del tenis mundial.

El austriaco buscaba otra perspectiva para su equipo y la encontró en Sudamérica.
Nicolás Massú, el chileno que dio la sorpresa en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004 al conquistar las medallas de oro de sencillos y dobles, apareció como uno de sus colaboradores.
Los resultados positivos fueron inmediatos tras sumarse en febrero de 2019. Thiem ganó su primera corona en un torneo de la serie Masters 1000 —y lo hizo en el más prestigioso de todos, venciendo a Roger Federer en la final de Indian Wells. Repitió en la final de Roland Garros, volviendo a caer ante Rafael Nadal. Cerró el año como el número cuatro del mundo tras perder la final de la Copa Masters.
Antes que la pandemia de coronavirus paralizara el deporte en marzo, Thiem accedió a la final de otro grande, el Abierto de Australia. Sin embargo, no pudo sostener una ventaja de 2-1 en sets ante Novak Djokovic y perdió.
No dejó escapar la cuarta oportunidad.
Luego de derrotar a Alexander Zverev en la final del Abierto de Estados Unidos, en que se convirtió en el primer hombre en 71 años que sale airoso tras ceder los primeros sets, Thiem elogió a Massú por su progresión.
Y resaltó en peculiar el rendimiento en pistas duras como las de Flushing Meadows.
“Desde que trabajo con Nico, mejoré mucho en cancha dura”, dijo Thiem tras esculpir la victoria de 2-6, 4-6, 6-4, 6-3, 7-6 (6) ante Zverev. “Entendí que muchas cosas que hacía funcionan sobre esta superficie. Mi mejor grande hasta este US Open fue en Australia. No creo que sorprenda que mi Grand Slam no haya sido en Francia”.
“Al final no me importa. Lo principal es que al fin soy dueño de uno de estos”, añadió.
Entre las pocas personas en las gradas del colosal estadio Arthur Ashe, al prohibirse la presencia de público por la pandemia, Massú observó la consagración de su pupilo durante más de cuatro horas de máxima tensión, constantemente agitando los brazos como boxeador para animarle.
“Cuando uno gana un torneo importante como este, obviamente que le da un espaldarazo importante”, dijo Massú en una rueda de prensa posterior. “Mucho se habló de que él había jugado tres finales de Grand Slam antes, y que esta era su cuarta y que, a lo mejor, este era el momento de al fin ganar. Pero también hay que ver cómo perdió las tres finales antes, con quién las perdió, en qué momento”.