Listin Diario Logo
23 de septiembre 2020, actualizado a las 12:15 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 11 de agosto de 2020

DISCIPLINA

Alex Cintrón recibe fuerte sanción, Ramón Laureano es suspendido por 6 juegos

EL DOMINICANO TAMBIÉN DEBERÁ PAGAR UNA MULTA, MIENTRAS QUE EL BORICUA HA SIDO SANCIONADO POR 20 JUEGOS Y EL PAGO DE UNA MULTA.

  • Alex Cintrón recibe fuerte sanción, Ramón Laureano es suspendido por 6 juegos

    El puertorriqueño Alex Cintrón y el dominicano Ramón Laureano protagonizaron un incidente en un partido entre Astros y Atléticos.

OAKLAND, California
AP

 El entrenador de bateo de los Astros de Houston, Álex Cintrón, recibió una suspensión de 20 juegos y una multa por su papel en una pelea de limpieza de bancas en Oakland, anunció este martes la Major League Baseball.

La suspensión de Cintrón es la más larga por una transgresión en el campo en 15 años, desde que el lanzador de Texas Kenny Rogers recibió 20 juegos por su altercado con dos camarógrafos en 2005.

Además, el jardinero de los Atléticos Ramón Laureano recibió una suspensión de seis juegos y una multa. Él está apelando el castigo, dijo el martes una persona con conocimiento directo del proceso, quien habló bajo condición de anonimato porque no se hizo público.

Laureano fue golpeado por un lanzamiento de Humberto Castellanos con un out en la séptima entrada de la victoria de Oakland por 7-2 el domingo. Comenzó a intercambiar palabras con un Cintrón gesticulando, luego salió de la primera base, tiró su casco de bateo y comenzó a correr hacia Cintrón.

El receptor de los Astros, Dustin Garneau, tacleó a Laureano antes de que el jardinero de los Atléticos llegara al entrenador de bateo. Laureano es un exjugador de los Astros y los clubes rivales han sido los dos primeros en la División Oeste de la Liga Americana en los últimos dos años. El lanzador de los Atléticos Mike Fiers, otro exjugador de Houston, reveló el escándalo de robo de señales de los Astros en noviembre al Athletic.

A través de un empleado de los Astros, Cintrón negó haber hablado de la madre de Laureano. Él se negó a detallar lo que dijo.

El protocolo de coronavirus de Grandes Ligas desalienta estrictamente las peleas.

Laureano, de 26 años, fue reclutado por los Astros en 2014 y canjeado en 2017 a Oakland, donde se ha convertido en una estrella que pasa desapercibida. Está bateando .278/.406/.519 y tiene quizás el mejor brazo en el terreno de juego, un resultado poco probable para una selección de draft de la última ronda de Northeast Oklahoma A&M que fue enviado a la escuela secundaria en los Estados Unidos desde la República Dominicana sin saber ni una palabra de inglés.

Hijo único de Nina y Ramón, Laureano dijo que sus padres son responsables de su carrera.

"Todos los días me despierto con la motivación de estar con ellos", dijo. "Sacrificaron su vida por mí. Tomaron la difícil decisión de dejar que su propio hijo se fuera solo a los Estados Unidos y siguiera sus propios sueños. He estado lejos de mi familia durante 10 años. Es difícil estar lejos de ellos. En cualquier oportunidad que tenga de estar con ellos, siento que estoy en el cielo. Entonces, que él me diga eso sobre mi mamá, no me sienta bien. Tuve fuego dentro de mí de inmediato en ese segundo".

 pesar de haber sido golpeado tres veces, Laureano dijo que no tenía mala voluntad hacia los Astros. No cree que ninguno de los tres lanzamientos fue intencional. Además, dijo, su frustración no se debió a la animadversión con los Astros por el escándalo de robo de señales de la temporada 2017 ganadora de la Serie Mundial.

"Los otros días que estuve en la base, estuvimos charlando, hablando sobre la vida y la familia en las bases", dijo Laureano. "Todo es genial. Me llevo bien con todos en los Astros".

Por ejemplo, dijo Laureano, el receptor Dustin Garneau, quien tacleó a Laureano antes de que llegara a Cintrón, "me protegió al 100 por ciento todo el tiempo. Realmente siento el respeto. Es uno de los mejores compañeros de equipo que he tenido. Me protegió. Estábamos en la pila. Me dijo: "¿Estás bien?" Dije: 'Gracias, gracias'. Él dijo: 'No te preocupes'".

En última instancia, dijo Laureano, desearía haber elegido no correr hacia el dugout de los Astros y perder su tiempo con Cintrón. "Lamento acusarlo porque es un perdedor", le dijo Laureano.