Marte, desanimado por juegos pospuestos

Ramón Rodríguez
Santo Domingo, RD

 El boxeador olímpico Ro­drigo Marte ha ganado muchos combates que lo han llevado a lo más alto del podium, pero en este tiempo de la pandemia del Covid-19 ha recibido dos duros golpes.

El primero, la trágica muerte de su padre. El se­gundo fue la inundación de su humilde hogar lo­calizado en un sector del municipio de Hato Mayor, dañando parte de los en­seres de la casa.

Otra cosa, precisamente la pandemia del coronavi­rus ha llenado de frustra­ción y desánimo a Mar­te, quien estaba listo para conseguir su clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero ese evento fue pospuesto para el próximo año.

Marte, ganador de la medalla de oro de la cate­goría de los 52 kilogramos del torneo de boxeo de los Juegos Panamericanos de Lima, está decepcionado porque su sueño de inten­tar conquistar una meda­lla olímpica ha tenido que posponerse.

“Mí sueño era ir a los Juegos Olímpicos (de To­kio 2020). Aspiro subir al podium -a colgarme- no se qué medalla”, manifestó Marte, quien tiene 22 años de edad.

“Tengo un gran sueño y estoy ansioso por alcan­zarlo, pero este tiempo me ha dejado sin opciones. Hay que esperar a ver qué pasa”, fue la expresión de Marte cuando contaba de los malos momentos que ha vivido en los últimos meses.

Cuando faltaban unos días para junto al resto del equipo nacional de boxeo irse a Argentina donde sería celebrado el Cam­peonato Clasificatorio pa­ra Tokio 2020, fue cance­lado el evento. “Estaba bien preparado” para ese torneo que estaba pauta­do para el pasado mes de marzo, pero todo fue sus­pendido por la pandemia del coronavirus.

 Poco después vino la in­fausta noticia de la muer­te de su padre Juan Julio Ubiera, quien hace poco más de dos meses murió trágicamente en un acci­dente de tránsito en la ciu­dad de La Romana. “Eso me afectó un poco tam­bién”, cuenta Marte, padre del niño Miguel Ángel, de un año y siete meses que procreó con su pareja Ma­ría Elisa Mota.

Más recientemente, el hogar de Marte fue afec­tado por las inundaciones provocadas por las crecidas de los ríos Maguá y Mai­guí, también por el desbor­damiento de la cañada Pa­ña Paña, por el paso por el país de la tormenta Isaías.

Decenas de casas fue­ron inundadas cuando el afluente se salió de su cauce y anegó los sectores Gualey, donde reside Mar­te, también las aguas llega­ron a los barrios Villa Orte­ga, La Javilla, La Guamas, Los Cocos, Villa Vilorio, La Miches, Puerto Rico, La Ro­tonda y La Franja donde los residentes debieron su­birse en los techos o al co­rrer a lugares seguros para salvar sus vidas.

A causa de las inunda­ciones en el hogar alqui­lado que vive el boxeador se le dañó un televisor, los muebles y otros ajuares de su casa. A causa de las inundaciones también se afectó el hogar del boxea­dor Alexis De la Cruz, quien vive con su abuela. De la Cruz es un medallista de bronce en los Paname­ricanos de Lima 2019 y de Barranquilla 2018.

“Eso fue terrible, tuvi­mos que abandonar la ca­sa y dejar todo, porque las aguas iban subiendo muy rápido”, cuenta Mar­te quien vive en una casa alquilada. Marte está lleno de optimismo, señala que a pesar de esas adversidades “sigo positivo, con la ayuda de Dios sigo pensando en mis metas”.

 SEPA MÁS

 Un sueño Incumplido

 Rutinas.

La frustración de no ver su sueño cumplido de clasificarse y asistir a los Juegos Olímpicos de To­kio 2020 ha dejado a Marte en rutinas de co­rrer y hacer sombra.

Orientación.

Su entrenador Armando Hernández lo orienta so­bre el trabajo que debe realizar para mantener cierta forma.