Listin Diario Logo
18 de septiembre 2020, actualizado a las 06:33 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 25 de julio de 2020

CON LOS CAMPEONES

La carrera de Luis Mercedes

(1)

  • La carrera de Luis Mercedes
Mario Emilio Guerrero

Pocos jugadores dominica­nos han concitado tantas expectativas en sus inicios como Luis Mercedes, el an­tiguo jardinero fallecido a destiempo el 30 de junio de 2019 a la edad de 51 años, debido a una insufi­ciencia renal. Mercedes nació en San Pedro de Macorís el 15 de febrero de 1968. Fue firmado como intermedista por Carlos Juan Bernhardt para la or­ganización de los Orioles de Baltimore en 1987. Dos años después fue movido a los jardines por sus problemas defen­sivos en la intermedia. Viajó a los Esta­dos Unidos por primera vez en 1988 y ese año jugó en la Appalachian League, un circuito para novatos, donde tuvo promedio de .274 (215-59), con 16 ba­ses robadas. Al año siguiente en clase A, en la Carolina League, ganó el lide­rato de bateo con marca de .309 (401-124) y se estafó 29 bases. En 1990 nue­vamente conquistó la corona de bateo, esta vez jugando a nivel de doble A, en la Eastern League. Su average fue de .334. (416-139) y quedó segundo en hurtos (38), cuarto en hits y carreras anotadas (71), y quinto en OBP (.319). Tuvo la oportunidad de lograr un tercer cetro consecutivo de bateo en 1991, pe­ro mientras militaba con el equipo Ro­chester, de la International League, tri­ple A, y ostentaba un promedio de .334 (374-125), fue suspendido el resto de la temporada por lanzarle el casco al antesalista del Syracuse, Tom Quinlan, a finales de agosto. Terminó segundo en bateo, tercero en OBP (.435), sép­timo en robos (23) y sexto en transfe­rencias (65). Los Orioles atribuyeron el acto de indisciplina a la inmadurez de Mercedes, a quien consideraban un aguerrido competidor, pero con un temperamento explosivo. Greg Bianni, su mánager en triple A y quien también lo dirigió en clase A y doble A, atribu­yó a su coordinación mano-ojo su éxito ofensivo. En un reporte, Bianni elogió la habilidad de Mercedes para hacer contacto y usar todo el terreno para ba­tear. Destacó su swing corto y compac­to, que, unido a su velocidad, le ayu­daba a conseguir muchos hits. Con el tiempo, Mercedes se convirtió, además, en un gran tocador de bolas. A pesar de la sanción impuesta, los Orioles lo su­bieron al equipo grande en septiembre de 1991. La próxima semana continua­ré con la carrera de Luis Mercedes.