Listin Diario Logo
11 de agosto 2020, actualizado a las 12:24 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 07 de julio de 2020

PRIMEROUND

A 52 años de la hazaña de Teo Cruz

  • A 52 años de la hazaña de Teo Cruz
Yoel Adames F.
@yoeladamesF.

Fue un día como hoy de 1968 por casualidad o porque el destino lo marcó así; primero era el día 8, luego se pospuso para el 20 porque el promotor Ulises Frías no le había depositado el 50% de la bolsa de 60 mil dólares al campeón boricua Carlos Ortiz, quien expondría su corona en el país ante el local Carlos Teófilo Cruz.

El día 20, Ulises solo había logrado que el presidente Joaquín Balaguer le exonerara unos miles de pies de madera que traería del extranjero para una tarimas y bancos especiales que utilizaría en el evento que tuvo de escenario el estadio Quisqueya. El inquieto promotor también tenía entre sus conquistas la orden presidencial que le cambiaria a la par las bolsas de los peleadores a través del Banco Central, para entonces la prima era 1.10 peso dominicano por cada dólar, así como varios pasajes aéreos para los sequitos de ambos peleadores y personalidades de los organismos mundiales involucrados en el choque titular por las fajas de la Asociación y el Consejo Mundial de Boxeo, respectivamente.

A pesar de esas “conquistas”, el campeón Carlos Ortiz, quien se quedaría en Santo Domingo para promocionar la pelea, ni abrió su maleta al saber que Frías no tenía completo su dinero, el cual debió depositar en su cuenta bancaria personal… El monarca de las 135 libras regresó de inmediato a Puerto Rico y dijo que no volvería al país hasta que no viera su dinero depositado.

Con esos líos al rojo vivo la pelea de Teo Cruz ante Ortiz pendía de una madeja muy débil, teniendo que intervenir el cónsul dominicano en Puerto Rico, el comunicador Ramón Bonilla Aybar, el famoso “Bonillita”, quien hizo un gran trabajo para calmar las aguas turbulentas y finalmente hacer que se fije un “tope” hasta el 29 de junio para celebrar el accidentado combate. 

EL PIONERO: Así nace la leyenda del primer campeón mundial dominicano Teo Cruz, un hijo de una familia humilde que también por casualidad lo trajo al mundo en la ciudad de San Cristóbal y que 14 años más tarde vio una segunda coronación de uno de sus hermanos menores, Leonardo Cruz; quien nació en Santiago de los Caballeros.

Teo derrotó a Ortiz por decisión dividida de los jueces, para entonces el réferi votaba y el veterano tercer hombre del ring norteamericano, Zach Clayton, quien actuó en varios de los combates de Muhammad Ali, de forma increíble, vio perder al dominicano, lo que dejó un mal sabor en el público.

SABADO: La pelea fue un sábado en noche a distancia de 15 episodios, en horas de la mañana Teo subió a la báscula en 134 libras, mientras que el campeón 135.

CAIDA: Teo logró enviar a la lona al cotizado monarca Ortiz en el primer asalto poniendo de pie al público con su típica agresividad.

HERIDA: Parecía que el retador dominicano tendría un triunfo fácil luego de anotarse un 10-8 en el inicial y dominar los siguientes dos rounds, pero en el cuarto hubo una reacción del boricua, quien logró abrir una peligrosa herida sobre el ojo izquierdo de Teo.

CIERRE: El retador también tomó un segundo aire luego del noveno, Ortiz lució cansado por la intensidad del combate y su jab no era tan efectivo ni sus piernas podían bailar con rapidez como en inicios del duelo, lo que aprovechó Teo para retomar la ofensiva hasta el round 15 y cerrar a toda máquina.

  LA DECISION: Los jueces Carlos Lugo y José Soto dieron sus veredictos a favor del nuevo campeón 148-141 y 145-142; el árbitro Clayton anotó en contra 145-139.

 BOLSAS: A pesar de la derrota, Ortiz aseguró un pago de una bolsa de 60 mil dólares, más el 60% de los derechos de transmisión de radio, televisión y película. Teo Cruz, debió cobrar unos 10 mil dólares por su presentación, pero nunca se le entregó.

MANGO KO: El nuevo rey del mundo del peso ligero de la AMB y el CMB, amaneció en una clínica de la capital dominicana, luego de sufrir un dolor estomacal producido por un mango que disfrutó luego de las entrevistas al final del combate.