Electos

Manolito y Juan Miguel se unen al club de los 50

Alex Rodríguez
Santo Domingo, RD

Grandes anotadores y de­fensores. Baloncestistas revolucionarios. Algunos hechos a base de mucho trabajo y otros con gran conocimiento del juego.

Son algunas de las ca­racterísticas de los jugado­res que ocupan los puestos del 45 al 36 en la selección de los 50 mejores de por vida en el baloncesto su­perior distrital, una inicia­tiva del programa de radio Cancha Entera y Deportes del LISTÍN DIARIO.

El lugar 45 es para Otto Vantroi, quien debuta en 1994 y se retira en 2012. Es el líder absoluto de bo­las robadas con 379. Ter­minó su carrera con 557 asistencias. Campeón con Villa Francisca (2002), Barias (2009) y Bameso (2011 y 2012).

“Otto Vantroi es uno de los jugadores más versáti­les y con mejor instinto de­fensivo que he visto”, dice Alberto Rodríguez, perio­dista y gerente del Club Rafael Barias.

El puesto 44 lo ocupa Juan Miguel Suero, único en hacer triple-doble con 30 o más puntos. Además es el único en ganar Más Valioso y Defensa del Año la misma temporada (2018). Cam­peón con Mauricio Báez 2016 y 2018.

“Pocos jugadores en la historia de nuestro torneo tienen el talento de Juan Miguel, tiene todas las he­rramientas para triunfar en el baloncesto interna­cional”, declara José (Bo­yón) Domínguez.

José (Bombo) Abreu aparece en el lugar 43. De­butó en 1987 con Arroyo Hondo. Entre 1989 y 2000 promedió cifras dobles en puntos. En 1999 tuvo 18.0 puntos y 5.2 rebotes con Calero. Campeón en 1990 con Arroyo Hondo.

“Buen defensor,, gran penetrador, buen tirador de media y larga distancia, compartía su juego y mu­cho más inteligente en la cancha de lo que todos han pensado, para mí es uno de los más completos jugado­res del interior del país”, re­cuerda Vinicio Muñoz.

El puesto 42 es para Hen­ry Paulino. Debuta en 1993 con Mauricio Báez e inicia a ser titular en 1996. Desde entonces y hasta 2008 tuvo cifras dobles en puntos en 12 de 13 torneos. Pieza vi­tal en las coronas mauricia­nas de 1999 y 2000, ganó en 2009 con Barias.

“La Boa fue uno de los ju­gadores que mejor conocía el juego, de los mejores ju­gando sin el balón. Increíble terminando contraataques y uno de los mejores tiros de media y larga distancia”, di­ce Américo Celado, perio­dista deportivo.

El “Travieso” 41 es Ken­ny Jones. Jugó toda su ca­rrera con San Lázaro. Con 6-4, promedió 13.1 puntos y 5.1 rebotes.

“Le dimos el apodo de “La Sábana”, porque ha­cía cosas que nosotros no podíamos hacer, como por ejemplo robar balones. Yo no tenía esa habilidad. Él la tenía innata y se iba al con­traataque solo. Nos motiva­ba más a defender”, aporta Hugo Cabrera.

Manolo Prince está ubi­cado en el lugar 40. Fue el responsable de llevar el es­pectáculo del Eugenio al Virgilio. Junto a Pepe Ro­zón formó una de las pare­jas más explosivas. Jugó en el Palacio desde 1974 has­ta 1981, logrando ganar los torneos del 1974 y 1976. Cuando los armadores es­taban limitados a pasar el balón y organizar el jue­go, promedió 13.4 puntos por juego en un equipo que contaba con Hugo Cabre­ra, Pepe Rozón y Kenny Jo­nes. “Manolo se adelantó a su época, tuvieron que pa­sar muchos años para ver otro jugador que manejara el balón como él. Su inteli­gencia estaba muy por en­cima de la liga”, añade el narrador Rosty Ledesma.

El puesto 39 es de Ra­món (Montante) Castillo. Miembro de la maquina­ria del Mauricio Báez de los años 80s. Diez temporadas seguidas promediando ci­fras dobles en puntos. Con solo 6 ‘ 4” de estatura es uno de los jugadores más soli­dos debajo de los tableros. Campeón en 1984, 85 y 86. En las finales de 1984 con­tra los Astros y en 1988 an­te San Carlos tuvo partidos de más de 40 puntos y junto al refuerzo Eugene Richard­son formó una pareja inde­tenible en esos años.

“Montante fue uno de los grandes competido­res, intenso en la defensa y la ofensiva, siendo un de­lantero de poder tenía un buen tiro de larga distan­cia”, dice el periodista Car­los Sánchez.

 SEPA MÁS
Flores, Payano y Lenderbog

 36. Luis Flores.

Debutó en el 2000 con Mauricio. No ha parado de anotar. Mantiene un promedio de 17.8 pun­tos. Es el MVP de más edad al conseguirlo en 2019 con 38 años, con medias de 18.1 ppj, 3.5 rpj, 3.4 apj. Campeón con Mauricio en el 2000, con Naco en 2006 y San Lázaro en 2008.

37.Okary Lenderborg

Campeón con San Carlos en 1997, Villa Francisca en 2002 y San Lázaro en 2008. Comparte la segun­da mejor marca de asis­tencias en un partido con 14. Dueño de la marca de más robos en un partido con 10, el 28 de mayo de 2006 contra Calero. En 2004 consiguió el primer triple-doble con puntos, rebotes y asistencias.

38. Felipe Payano.

El “Travieso” 38 lo es Fe­lipe (Jey) Payano. Tu­vo el mejor promedio de puntos de jugadores de la posición 4 entre los años 1987 y 1992 con 17.5 por partido. Cam­peón en 1983 y 1990 con Arroyo Hondo y 1994 con Los Prados.