Listin Diario Logo
25 de septiembre 2020, actualizado a las 11:50 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 31 de marzo de 2020

BOXEO

El ángel caído del cielo fue noqueado en el Caesars

  • El ángel caído del cielo fue noqueado en el Caesars

    Evander Holyfield y Riddick Bowe aparecen durante su combate del 6 de noviembre de 1993.

  • El ángel caído del cielo fue noqueado en el Caesars
Yoel Adames F.
Santo Domingo

Ya se peleaba el séptimo, el round de la suerte, pero esta vez fue de horror cuando transcurría 1:51 minutos como un ángel caído del cielo, un paracaidista se precipitó sobre las torres de las luces y la tercera y cuarta cuerda del cuadrilátero.

Era 6 de noviembre de 1993 y Evander Holyfield, quien fue destronado por Riddick Bowe del campeonato mundial de los pesos pesados el año anterior, se convertía en el tercer hombre en reconquistar el trono en una venganza llena de sorpresas, para unirse a Floyd Patterson y Muhammad Ali.

Bowe-Holyfield II era esperada de forma delirante por los fans luego de que en el estreno de la serie fuera calificada como “Pelea del Año”, de 1992, y una de las más encarnizadas batallas en el peso máximo de la historia; Bowe salió vencedor.

El “antihéroe”
Sin importarle la presencia del reverendo Jesse Jackson y al otro extremo el jet set de actores de Hollywood, el ángel caído, como arrojado al infierno desde el cielo, fue captado en su descenso primero por Holyfield, quien abandonó el cuerpo a cuerpo casi a pasos doble; y de segundo, el réferi Mills Lane, quien a pesar de su experiencia se vio turbado con la absurda situación.

El intruso, James Miller, un joven de 30 años que vuela en un paracaídas impulsado con un abanico, también se llevó un “regalo” entre su asombro, miembros de la seguridad y gente del público lo golpearon hasta dejarlo noqueado.

Pausa de 22 minutos
El caos se esparció en toda la arena a cielo abierto del histórico escenario boxístico Caesars Palace, en Las Vegas, Nevada, de donde, sacaron en ambulancia al propio Miller y a Judy, la esmartesposa embarazada de Bowe a quien el paracaidista estropeó en su mostrenco aterrizaje en ring side. El paracaídas de colores azul, rojo y amarillo se desgarró entre las torres de las luces.

La pelea se detuvo por 22 minutos, sacando ventaja Bowe, favorito 5-1 y con una bolsa garantizada de 11 millones de dólares, ya que su esquina aprovechó y le cerró una herida en el rostro y freno para un segundo aire ofensivo que había tomado Holyfield, quien tenía garantizado 9 millones como retador,

Holyfield impuso en la reanudación su mayor experiencia para dominar de forma mayoritaria (115-113, 114-114 y 115-114) a un desorientado Bowe que luego de la pausa solo pensaba en su esposa hospitalizada con un embarazo de cuatro meses; “La bruja aturdida”, como bautizaron a Miller, fue apresada, pero luego salió con una pequeña multa de 300 dólares, robándole la atención mundial a dos grandes campeones.

¡Al ataque de nuevo!
A mediados de diciembre, James Miller protagonizó otra aventura voladora cruzando muy cerca del Coliseum de Los Angeles, durante un partido entre los Clippers ante Denver. La policía le dio seguimiento hasta sorprenderlo en su descenso en un parque, donde lo despojó del paracaídas y el motor de impulso.

Luego de
la pelea

Retiro.
Luego de su triunfo, Holyfield estuvo contemplando el retiro, pero eventualmente decidió continuar boxeando y comenzó a buscar una pelea de unificación con Lennox Lewis.

Rechazo.
El manager de Bowe, Rock Newman le ofreció 20 millones de dólares a Holyfield por una tercera pelea con Bowe, pero la rechazó en parte por las amenazas del CMB y la FIB de quitarle los títulos.