Listin Diario Logo
11 de julio 2020, actualizado a las 01:58 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte lunes, 30 de marzo de 2020

SALTOS

Una gimnasta competirá con 46 años en Juegos Olímpicos de Tokio 2021

  • Una gimnasta competirá con 46 años en Juegos Olímpicos de Tokio 2021

    Oksana Chusovitina compite con atletas a las cuales les lleva más de 20 años.

EFE
Madrid

Con 45 años, quizá con 46. Depende de las fechas en las que finalmente se celebren en 2021 los Juegos de 2020.

En todo caso, la uzbeka Oksana Chusovitina batirá en Tokio su propio récord como la gimnasta de más edad en competir en unos Juegos y también como la que acredita más participaciones. Ya tiene siete, que dentro de un año serán ocho.

No tardó ni unas horas, tras conocer el aplazamiento a 2021 de los Juegos, en confirmar que estirará su carrera unos cuantos meses más para retirarse, esta vez asegura que sí, en unos Juegos.

¿Que los Juegos se aplazan? Pues ella también aplaza su despedida. “Pensaba poner fin a mi carrera en los Juegos de Tokio y ahora no voy a cambiar de planes. Otra temporada más en el gimnasio”, dijo a Tass Chusovitina, que posee un récord más: el de haber competido bajo cuatro banderas.La gimnasia que desafía al calendario, una de las mejores especialistas de la historia en la modalidad de salto, nació el 19 de junio de 1975 en Bujará. Compitió para la Unión Soviética hasta su desaparición.

En los Juegos de Barcelona participó con el Equipo Unificado y ganó la medalla de oro por equipos. Como uzbeka compitió en Atlanta 1996, Sídney 2000 y Atenas 2004, como alemana en Pekín 2008 y Londres 2012 y lo hizo en Río 2016 de nuevo como uzbeka.

Además de la descomposición de la Unión Soviética, razones familiares propiciaron tanto cambio de nacionalidad. En 1999 fue madre de un hijo, Alisher, a quien en 2002 se le diagnosticó leucemia. Chusovotina y su marido, el luchador Bajodir Kurbanov (olímpico en 1996 y 2000), se instalaron en Colonia (Alemania) para que el niño recibiera tratamiento.

La madre, que había abandonado la gimnasia tras la maternidad, se nacionalizó alemana y volvió a la competición para ganar el dinero que necesitaba para sufragar los gastos médicos.

Antes de los Juegos de Londres anunció que serían los últimos. Después de ellos, se arrepintió y quiso volver a representar a su país de origen antes de despedirse. La Federación Internacional de Gimnasia (FIG) le concedió en 2013 un nuevo cambio de nacionalidad para que compitiera en Río. Tras clasificarse para la final de salto, en la que se codeó con gimnastas veinte años menores.

Lo que nunca se había visto

En Brasil.

En Río de Janeiro, participó con 41 años y dos meses, una edad nunca vista por los gimnasios olímpicos.

En el Mundial.

Ganó su plaza para Tokio en los Mundiales disputados en 2019 en Stuttgart (Alemania). Fue una de las beneficiadas por la reasignación de cupos.