Listin Diario Logo
07 de julio 2020, actualizado a las 12:44 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 21 de marzo de 2020

PRESENCIA DOMINICANA

Pioneros

  • Pioneros
Tony Piña Cámpora

 A finales de 1956 debutó en grandes ligas el prospecto Osvaldo Virgil. El hecho pa­ra la actividad fue ordina­rio, para el país donde había nacido el principiante, República Domi­nicana, todo un acontecimiento histó­rico. Por primera vez un natural de esta tierra escalaba ese nivel del béisbol. Des­de entonces unos 760, oriundos de 27 de las 31 provincias que tiene el país, lo han logrado. Bahoruco, Independencia y Pe­dernales, son las tres que no han contri­buido con un atleta que se corone a esa altura.

El Gran Santo Domin­go es la zona que obvia­mente ha aportado más personajes de este tipo: 197. Sin embargo no fue hasta 1962, seis años después de Virgil, que un capitaleño alcanzó ju­gar en las ligas mayores. Ese honor le correspondió a Manuel Mo­ta con los Gigantes de San Francisco.

Conocer los pioneros dominicanos en grandes ligas por provincia resulta un ejercicio interesante. El primer santia­guero fue Rudy Hernández en 1960, pero este al igual que Virgil, se había desarro­llado en los Estados Unidos y fue recluta­do en esa nación. El precursor surgido de las entrañas de la Ciudad Corazón es un meritorio hijo de esa urbe, Winston Lle­nas, en 1968.

En el caso de la cuna de Virgil, Monte­cristi, es en 1960 que arriban a las mayo­res los primeros que se desarrollaron en sus llanuras, correspondiendo la hazaña a dos de los más portentosos lanzadores concebidos en tierra dominicana; Juan Marichal el 19 de julio del señalado año y Guayubín Olivo el cinco de septiembre.

San Pedro de Macorís, que después de Santo Domingo es la demarcación que tiene más grandes ligas, tuvo sus pio­neros en 1962. Al inicio de esa campa­ña, el diez de abril, Amado Samuel co­menzó como torpedero de los Bravos en la liga Nacional y al día siguiente lo hi­zo Manuel Emilio Jiménez defendiendo el bosque izquierdo de los Atléticos en la Americana.

En el caso de la provincia Duarte ocu­rrió algo muy curioso. El primer franco­macorisano que llegó a liga mayor fue Julián Javier en 1960; el segundo su hijo Stanley en 1984.

El tema posee muchas aristas, prometo retomarlo en otra ocasión.