Listin Diario Logo
26 de febrero 2020, actualizado a las 09:25 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte viernes, 14 de febrero de 2020

Mujeres de Grandes Ligas

Triturados

  • Triturados
Carolina Cruz de Martínez
carolinacruzdemartinez@yahoo.com

El deporte es una actividad recreativa que en sus inicios es hermosa. Nos fortalece, divierte, disciplina, estructura, ilusiona, nos enseña a manejar emociones, a trabajar en equipo, estar bajo autoridad, descubrir y explorar lo que nos gusta y lo que no. Nos ayuda a identificar en lo que nos destacamos vs lo que nos divierte y de ahí decidimos si tenemos material para convertirnos en profesional.

La entrada a lo profesional viene con sus altas y bajas. La parte recreativa pasa a un segundo plano y la parte competitiva y de ejecución pasan a un primer plano. En ese ínterin, el aspecto mental y emocional

juegan un papel fundamental pues hay una madurez que tiene que llegar. Hay que transicional de la parte infantil a la parte adulta, y de la misma manera que lo fisiológico se transforma, la parte interna debe ir detrás.

El que entra a jugar en el profesionalismo deportivo lo hace con el riesgo de ser pasado por procesos incómodos, pero inevitablemente necesarios. En esos procesos el atleta aprende a desprenderse y sacrificarse para poder avanzar en su progreso como profesional. Es aquí donde se debe decidir si se quiere tanto competir que no importa lo que haya que dejar atrás. Hay que negarse a sí mismo, a salir con amistades, a reconocer lo débil y vulnerable que uno es, así como lo fuerte e invencible que se puede ser. En otras palabras, hay que ser triturados sin perder la esencia del ser.

Triturar es desmenuzar o moler una materia sólida en trozos pequeños sin llegar a convertirla en polvo. Y este el proceso exacto que pasamos en la transición hacia el profesionalismo deportivo. Somos triturados en nuestro ego, incapacidad, debilidad, pereza, ñoñería, malcriadeza, y todo con el objetivo de sacar el original. Por eso en esta transición, son muchos los que se quedan en el camino.

El profesionalismo deportivo no es nada fácil, aunque se vea heroico, bonito, patriótico y de progreso y superación. En el proceso hacia el mismo muchos atletas terminan triturados en su esencia e identidad y muchos no saben al final quienes son o hacia donde van. Es tanto lo que tienen que sacrificar que muchos terminan sin saber para que dan.

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;” Eclesiastés 12:1