Listin Diario Logo
02 de junio 2020, actualizado a las 03:53 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte jueves, 13 de febrero de 2020

TRIPLE TEAM

Un suplente de lujo de 109 millones de dólares

  • Un suplente de lujo de 109 millones de dólares
Álex Rodríguez
[email protected]

Ha causado cierta sorpresa el movimiento realizado por el coach de los Sixers de Filadelfia, Brett Brown, al comenzar el partido del martes por la noche frente a los Clippers de Los Angeles con Al Horford en la banca.

Era la primera vez desde su temporada de novato en el 2007 que durante un encuentro de la serie regular el nacido en Puerto Plata fungía como suplente.

Pero más que verlo como un retroceso o una degradación, la movida puede ser, hasta cierto punto, una forma de alargar la carrera de Horford y a la vez la llave para que los Sixers puedan escalar en la tabla de posiciones en la Conferencia del Este.

En el juego ante los Clippers, Horford vio acción en 28 minutos y terminó con nueve puntos, seis rebotes, tres asistencias y dos lances bloqueados. Apenas realizó 4 intentos al canasto. Quien lo suplantó en el quinteto titular (Furkan Korzman) había anotado 65 puntos en los pasados dos desafíos, pero el martes se quedó sin anotar.

El dominicano fungió como sustituto del centro titular Joel Embiid, pero también compartió con él durante gran parte del tercer y el último cuarto. Lo más importante es que se vio un cambio de aptitud en el equipo de los Sixers que no han colmado las expectativas que se tenían al inicio de la campaña.

Horford no fue contratado para que anote 30 puntos cada noche, que tome 20 rebotes o dé 10 asistencias de promedio. Fue firmado para que ayude a Filadelfia a ganar un título y si para eso tiene que venir desde el banco, entonces eso es lo que hará ya que ese es el tipo de jugador que es: el que hace lo que se le pida para triunfar.

Durante el trayecto del partido ante los Clippers, el comentarista de TNT y excoach Stan Van Gundy estuvo elogiando el juego de Horford, resaltando su conocimiento general del deporte del aro y el balón, su defensa y su profesionalismo.

El criollo no llegó a los Sixers a ser un agente disociador. Nunca lo ha sido. Si tiene que sacrificar minutos y actuación por el bien del equipo lo hará. Que no se preocupen sus seguidores ni se alegren sus detractores. Lo único que quiere Filadelfia es que Horford ayude al club a ser campeón de la NBA. Y él hará lo que sea, lo que se le pida para cumplir con su parte.

Menos minutos para Horford en la serie regular -a parte de las molestias físicas que pueda estar sufriendo-, significa más energía para los playoffs donde sí se necesitará de su experiencia para enfrentar a los rivales de la de repente complicada Conferencia del Este.