Voleibol

Yineiry y Brayelin Martínez tienen las trayectorias de Soterio y Jack Michael como motivación

  • Soterio Ramírez y Agripina Martínez, en los extremos, tío y madre de Bráyelin y Jineiry sonríen junto a éstas dejando el motivo en la imaginación de los lectores. JOSÉ MIGUEL FLORES

Freddy Tapia
Santo Domingo

Las hermanas Bráyelin y Yineiry Martínez no pueden sentirse más orgullosas por los notables logros que hasta a nivel mundial han obtenido luego de tomar el bastón en la carrera de relevo que la familia realiza en el deporte.

La gran trayectoria que tuvieron en el baloncesto su tío Soterio Ramírez y el primo Jack Michael Martínez, dos futuros miembros del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, las estimulan a ser mejores.

“Cada vez que nos preguntan que sí somos sobrinas de Soterio y primas de Jack Michael, eso nos enorgullece mucho y nos motiva porque es tradición de familia”, manifiesta Bráyelin, la espigada salidora de las “Reinas del Caribe”.

“Nos sentimos orgullosas y felices de poder representar bien a nuestra familia, a nuestro país”, puntualiza “Chiquita”, como es apodada Yineiry.

Soterio y Agripina, la madre de ambas, son los más sorprendidos con la calidad que tienen y de la forma que brillan en los más importantes campeonatos y escenario del voleibol.

“Es una sorpresa gratificante para mí, verlas representar el país de la forma que lo hacen”, manifestó el excapitán de la selección nacional de baloncesto.

Con relación a Bráyelin, revela que nunca sospechó que la sobrinita que tuvo en su casa en una parte de la niñez, alcanzaría los 6¥6 de estatura ni que descollaría como una de las mejores rematadoras del mundo.

“En todos los torneos, ella queda siempre entre las mejores jugadoras”, enfatiza.

Al hoy viceministro de Deportes le llena de satisfacción también que el éxito, la fama y cierta fortuna que han acumulada no   las han desenfoncado.

“Es una gran satisfacción ver también su humildad, su compromiso con la familia. Ellas han tenido todo ese éxito, pero parte de la grandeza es que siguen siendo respetuosas, que no se le han ido los humos a la cabeza”, subraya.

Por recomendación de Soterio, Agripina la llevó al Pabellón de Voleibol en el 2008, pero sin mayores pretensiones. Lo hizo por todos los beneficios que aporta el deporte a quienes lo practican.

“Lo hice para ayudarla y para ayudarme porque, en realidad, el deporte es salud. En eso fue que me enfoqué”, declara.

“Aparte de los estudios, hacer deporte en cualquier disciplina es de mucha ayuda para nosotros los padres   “Bedia”, quien con el fallecimiento de su esposo Juan  en el año 2008 tuvo que hacer la mamá y papá de las dos y de Bryan, que también está escribiendo su historia en el deporte.

A Jineiry nunca le vio condiciones alguna para triunfar en el deporte porque siempre ha sido muy delgada, pero sobre todo porque siempre se ha inclinado por la pintura y bellas artes.

Ricardo Gioriber Arias y Mayo Sibilia, figuras claves en el desarrollo de jugadoras en el Proyecto Nacional de Voleibol Femenino, le solicitaron que también le llevara a “Chiquita”, pero rehusaba hacerlo.

“Tráeme esa niña, traémela”, siempre le solicitaba Gioriber con un ojo clínico que pocas veces le ha fallado,.

El padre del voleibol femenino en el país insistía de forma tal que cuando Agripina lo veía en el Pabellón prefería cambiar de dirección para no escucharlo con los mismo.

“Tenía dudas con Yineiry porque tenía las manos y la cintura bien finitas.

De hecho, a la menor de los tres hermanos lo que le gustaba era la gimnasia, pero no la complació porque el pabellón de esa disciplna está en el Complejo del Parque del Este y le resultaba muy incómodo a ellas, que en esos tiempos residían en Villa Juana.

 Finalmente, el deseo de Gioriber y la  motivación que Jineiry comenzó a sentir al ver a su hermana en el Proyecto pudieron más y en el 2009 comenzó a ejecutar sus primeros voleos, remates y bloqueos,

Poco tiempo después las dos comenzaron a destacarse en sus pasos por las categorías infantil, sub-16, sub-18, juvenil, sub-20, sub-23 y con la selección de mayores.

“Son dos jugadores que llegaron muy joven a la selección de mayores”, expresa Marcos Kwiek, el entrenador de la misma y director del Proyecto de Selecciones Femeninas de Voleibol.

“Técnicamente aportan mucho. Bráyelin tiene mucho más tiempo en el equipo. Yineiry se consolidó este año en la posición de central.

Destaca que la primera es muy versátil, que puede desempeñarse tanto como jugadora de salida que como opuesta, que vive mucho el juego, muy intensa, que defiende bien y poseedora de un ataque explosivo.                                                                 “Obvio que puede muchas cosas aún en este juego, pero es una jugadora muy joven.

Apunta que “Chiqui” solo tiene 21 años y que ha tenido un gran desarrollo este año, en el que se ha consolidado como una de las centrales regulares, posición que durante más de dos décadas defendió Annerys Valdez, la decana del colectivo.

“Es una jugadora que está en crecimiento. Ha desarrollado muchísmo su parte técnica y tiene un crecimiento grandísimo. También tiene mucho que mejorar, pero es muy joven”, indica el calificado entrenador brasileiro, quien asumió la dirección del Proyecto en el 2008.

“Bráyelin y Jineiry son muy importantes en el sistema de juego de nosotros”, quien ha tenido un memorble año al frente de la selección nacional, que además del Norceca, incluye triunfos sobre Estados Unidos en la Liga de Naciones y ahora en el Norceca de Puerto Rico.

En el triunfo obtenido sobre las estadounidenses en   Italia, la mayor de las Martínez anotó 26 puntos para liderar el ataque, mientras que Yineiry sumó nueve y su defensa aérea, aspecto del juego en el que tiene categoría de virtuosa.

También, obtuvieron inéditas victorias Rusia, Japón y Serbia. Este último país ocupa la casilla número uno del escalafón de la FIVB.

Elogian actitud de hermano Brayan

Bráyelin y Jineiry Martínez están contentas con el relanzamiento que su hermano Bryan ha tenido en el baloncesto.

Firmado primero como lanzador por la organización de los Piratas de Pittsburgh, abrazó el basquet tras ser dejado libre por los Bucaneros .

“Brayan no tenía muy claro lo que él quería y se dio cuenta que el béisbol no era lo que le gustaba más y buscó otro camino”, señala la principal opción ofensiva de la selección de voleibol.

“Nosotros tenemos dos ejemplos grandes en la familia con Jack Michael y mi tío Soterio y no basta con querer ser, sino en querer ser”, dijo.

Jineiry apunta que su hermano, que por segundo año refuerza en Colombia, se ha dado cuenta que el trabajo paga.

SEPA MÁS

Una trotamundos

Liga profesional
Luego de haber reforzado en Italia y Turquía, Bráyelin parte hoy para Brasil para jugar con el equipo Praya.

Imparable.
Fue la mejor atacante en la Liga de Naciones. Tuvo un promedio de efectividad líder de 47.57 por ciento al aterrizar 235 remates en 494 intentos.

Sorprendente.
En ese torneo marcó 36 puntos contra Tailandia y República Dominicana ganó 31-29, 13-25, 30- 28, 20-25, 16-14.

Gran premio.
Guió en el 2015 al país a ganar el Mundial Sub- 20 en Puerto Rico. Fue electa “Jugadora Más Valiosa” del evento. , algo jamás visto en el deporte nacional.

Cotización
Luego de las grandes actuaciones que ha tenido, sus servicios son demandadados por las principales ligas del mundo.