Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 08:44 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 24 de septiembre de 2019

TRIPLE TEAM

El valiente y a veces olvidado baloncesto femenino de RD

  • El valiente y a veces olvidado baloncesto femenino de RD
Alex Rodríguez
alex.rodriguez@listindiario.com

 De diez millones para el masculino a 50 mil pesos para el femenino.

Esa fue la queja de una persona doliente del basket de las mujeres antes de la participación en la Americup que se celebra en Puerto Rico.

Y aunque la Federación Dominicana de Baloncesto ha intentado apoyarlo, todavía se queda muy atrás con relación a lo que sería ideal.

Un equipo dominicano bien entrenado y fogueado es capaz de cualquier cosa en nuestra área. Las boricuas y las colombianas han avanzado mucho. Las cubanas siguen siendo un hueso duro.

Pero las valientes criollas nunca rehúyen el compromiso por más poderoso que sea el adversario.

Históricamente, las primeras medallas obtenidas por el baloncesto dominicano vinieron por parte de las selecciones femeninas con los bronces en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1974 y el Centrobasket de 1975 ambos teniendo como sede la ciudad de Santo Domingo.

Y durante un largo tiempo, el conteo de preseas estuvo a favor de las chicas que aprovecharon que los varones no se pudieron colgar una medalla al cuello entre 1978 y 1995.

Ahora hay un grupo interesante bajo las orientaciones de Teresa Durán. Ayer en la victoria contra México, Julady Zapata parecía su madre Altagracia con unos efectivos lances de tres con la única diferencia de la mano utilizada.

Giocelis Reynoso, cuando tiene una buena actitud, es imponente debajo de los tableros al igual que Flor Jones. Génesis Evangelista lo hizo bien desde la banca y veteranas como Sugeiry Monsac, Yohanna Morton y Charleny Frías, si son bien administradas, todavía pueden ser productivas.

Pero todavía estamos lejos de poder aspirar a competir en el continente con potencias como Estados Unidos, Canadá, Brasil y Argentina. Se necesita un mayor trabajo en las bases, en las categorías menores -el voleibol es un “enemigo” tremendo- y más allá de nuestras fronteras para captar el talento de la diáspora en Estados Unidos y Europa.

Pero sobre todo hace falta una mayor consciencia de los federados y traducirlo en un apoyo mayor. La idea de la Liga Nacional de Baloncesto Femenina es buena, pero hay que seguir mejorándola en todos los aspectos. Ojalá que se pueda.