Listin Diario Logo
22 de agosto 2019, actualizado a las 10:06 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 16 de julio de 2019

CON LOS CAMPEONES

El orgullo de representar a tu país

  • El orgullo de representar a tu país
MARIO EMILIO GUERRERO
megkrantz@hotmail.com
Tweeter: @megkrantz

Representar a su país en un evento internacional debe ser un gran orgullo para un atleta y lucir en su pecho el nombre de su patria tiene que llenarlo de una enorme satisfacción. Quien no se siente de esa manera al participar en un evento defendiendo los colores nacionales, no debe ni merece vestirse con el uniforme de su selección. Pero eso es algo en lo que se debe trabajar, inculcándoles a los atletas desde pequeños que el más alto honor que pueden alcanzar en su carrera es poder competir en representación de su país.

Ahora bien, la decisión de integrar su equipo nacional con gallardía y dignidad es una decisión personal y nadie debe ser obligado a ello.

Los atletas que se convierten en los grandes héroes deportivos de una nación son aquellos que aun habiendo brillado en sus respectivas disciplinas, sacrifican horas de descanso y el tiempo que pueden pasar con su familia para entrenar con entusiasmo y luego representar a su país en justas internacionales. Ellos comprenden que haber alcanzado fama y dinero es muy importante, pero que al final de su carrera, cuando llega la hora del retiro y las luces del estrellato se apagan, el reconocimiento y la admiración de su pueblo, será lo que cuente. 

Tenemos casos de atletas que se destacaron y que con sus hazañas se convirtieron en figuras icónicas de su deporte, pero que hoy en día, apartados del juego activo, pasan sin pena ni gloria. Contrario a otros, que no habiendo logrado el estatus de súper estrella, pero que dijeron presentes al momento de vestir la franela nacional, son grandes ídolos.

Lo peor es que con el tiempo, cuando la realidad les golpea en el rostro, quienes dijeron no al país, terminan siempre arrepintiéndose por lo que pudo haber sido y no fue.

Conluyo con una anécdota protagonizada por la tenista Joelle Schad en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de México 1990. Joelle había terminado de jugar, estaba sudada y hacía mucho frío. Un atleta mexicano le ofreció su chaqueta y ella, tras agradecer el gesto le dijo, prefiero congelarme antes de ponerme un uniforme que no diga República Dominicana. Fue una forma de mostrarse orgullosa de su dominicanidad.