Listin Diario Logo
20 de agosto 2019, actualizado a las 04:09 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 13 de julio de 2019

PARA RECORDAR

Emmanuel Burriss en un hecho histórico

  • Emmanuel Burriss en un hecho histórico
Tony Grullón
blog.listindiario.com

El viernes, 26 de septiembre del 2008, fue celebrado un partido entre los Dodgers de Los Ángeles y Gigantes de San Francisco en el estadio de estos últimos, el cual fue ganado por los Gigantes con marcador de 6-5, en 10 episodios. En este choque sucedió un hecho muy extraño, lo cual fue la primera ocasión que acontecía en Grandes Ligas. En la parte alta de la sexta entrada, los Dodgers ganaban 2-0, pero al concluir la misma los Gigantes empataron la pizarra al anotar dos vueltas con este hecho nunca acaecido.

Un elevado conectado por Bengie Molina cayó algunos pies a la izquierda del letrero ‘Splash Hits’ en el prado derecho, Molina se detuvo en la inicial mientras que Pablo Sandoval corrió de primera hasta la antesala.

El manager de los Gigantes, Bruce Bochy, previamente le había informado al dominicano Emmanuel Burriss que correría por Molina en caso de llegar a las bases, así que Burriss apareció de inmediato, salió de la cueva y lo sustituyó. Entonces Omar Vizquel, paracorto de los Gigantes, dijo que pensaba que la bola bateada por Molina, había golpeado el toldo metálico verde en la pared del jardín derecho y por ende debía ser anotado como un jonrón.

Bochy observó la pelota con pintura verde, fue al terreno a mostrarla a los árbitros para que discutieran la jugada; El jefe de grupo Tim Welke decidió usar el sistema de repetición y cambió la decisión  de pelota en juego a jonrón, sin embargó no permitiría a los Gigantes poner a Molina a correr por su vuelacercas; Bochy protestó el juego, que se convirtió en una tontería porque los Gigantes ganaron el partido; Molina fue acreditado con un jonrón y dos carreras impulsadas pero ninguna anotada; Burriss hizo el corrido por el batazo y recibió el crédito por la carrera anotada, cuando regresó al dugout Molina lo saludó diciéndole ‘¡Buen Swing!’; el retraso total fue de 12 minutos.


Más en El Deporte