Listin Diario Logo
15 de julio 2019, actualizado a las 08:35 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte viernes, 12 de abril de 2019

MUJERES DE GRANDES LIGAS

La Payasería

  • La Payasería
Carolina Cruz de Martínez
carolinacruzdemartinez@yahoo.com

Cada área profesional tiene su jerga y coloquialismo, y ocurre bastante entre los deportistas de las distintas disciplinas. Los beisbolistas están en una categoría muy particular en esta línea pues entre ellos se hablan unos dialectos que un externo no pudiera interpretar.

Cualquiera que escuche un pelotero hablar diría que debe ser acusado de bullying en particular pues usan palabras en “chercha” que para cualquier pudieran ser insultantes y altaneras. Pero, entre ellos no lo son y culturalmente son aceptables aunque no sean agradables para el de afuera.

La payaseria es la orden del día para cualquier pelotero dominicano, sea presencial, en redes sociales, en el contexto profesional, amistoso o familiar. Es una forma de bromear, y en cierta forma descomprimir la presión que produce el ambiente laboral. Los peloteros en su mayoría son muchachos grandes con expectativas, herramientas y responsabilidades muy superiores a lo que están preparados para enfrentar. Su edad biológica por lo general no coincide con el estrellato o presión que va con su carrera y hay etapas que no se queman por lo precipitado de su evolución. Todavía uno ve que cumplen los 20, los 30 y 40 años de edad y afloran vestigios de inmadurez, muchachada y acciones a veces atípicas para la etapa en la que están. Esto se debe a que muchos no tuvieron el tiempo para ‘payasear’ porque estaban demasiado ocupados pensando en un oficio que los absorbe a temprana edad.

La payasería en el contexto beisbolístico tiene sus bemoles, altas y bajas, ventajas y desventajas y todo depende de saberla usar. Todo tiene su tiempo y todo tiene su hora y las bromas y los chistes son buenos cuando lo amerite el momento. Lo malo es extralimitarse, no saber cuándo va algo en chiste o en seriedad, tratar de ser payaso cuando lo que va es sobriedad o tratar de ser sobrio cuando lo que va es chistear.

“En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él.” Eclesiastés 7: 14. Ser payasos es bueno en su contexto, pues todos tendremos tiempos donde vendrán la aflicción y adversidad.

Hasta la próxima