Listin Diario Logo
19 de mayo 2019, actualizado a las 03:55 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 06 de abril de 2019

PRESENCIA DOMINICANA

Los dominicanos en San Diego

  • Los dominicanos en San Diego
Tony Piña Cámpora
onypinacampora@gmail.com

Con seis dominicanos de nacimiento u origen en su roster, los Padres de San Diego emergen como un equipo favorito para la fanaticada local. Tres estarán en la alineación diaria,   el   estelar   antesalista   Manny   Machado,   el   campo   corto   Fernando Tatis III y  el guardabosque central Manuel Margot. Los otros recibirán mucha oportunidad de juego, sobre todo si se cumplen las expectativas ofensivas del receptor Francisco Mejía y el jardinero Franmil Reyes, además del prometedor paquete completo que representa Franchy  Cordero, también guardabosque. En la historia de esa franquicia y hasta este año, ha sido muy escasa la presencia de dominicanos en sus filas. El de mayor trascendencia ha sido Quilvio Veras; jugó tres años con ellos entre 1997 y 1999 siendo el titular de la intermedia en 1998, año en el que llegaron a la Serie Mundial. Cuando nacieron, en 1969 fruto de la segunda expansión de las Grandes Ligas en el siglo XX, adquirieron en el draft a dos criollos; un prometedor torpedero llamado Rafael Robles que pertenecía a los Gigantes y un veterano, también campo corto y muy popular en el país, Roberto Peña, que venía de las filas de Filadelfia y se había desempeñado como su torpedero. Robles se destacó en la Liga Dominicana como el novato que más descolló en la temporada de 1968-69, mientras Peña era uno de los pilares de las Águilas Cibaeñas. Cuando los Padres debutaron en el escenario de las Ligas Mayores, la combinación de doble matanzas que presentaron fue de Robles en el campo corto y Peña en la intermedia, colocados como primero y segundo al bate en la alineación ofensiva. Esa formación duró los primeros seis juegos, Robles disparó apenas dos incogibles en veinte turnos y fue bajado a las ligas menores donde permaneció el resto de la temporada y a Peña lo utilizaron luego como comodín siendo negociado a los Atléticos al año siguiente. Aunque efímeramente, la historia registra que esa fue la primera vez que una pareja dominicana compuso una combinación de doble matanza de un equipo de Grandes Ligas.