Listin Diario Logo
22 de octubre 2019, actualizado a las 10:02 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte viernes, 05 de abril de 2019

A TIRO DE HIT

A 50 años del milagro

  • A 50 años del milagro
Kevin Cabral
kevcabral@hotmail.com | Twitter: @kevcabral

LLos Mets de Nueva York fueron parte de la expansión de las Grandes Ligas de 1962, debutando con la encomienda de ser sucesores de los Dodgers de Brooklyn y Gigantes de Nueva York, franquicias que se habían trasladado a la costa del Pacífico a partir de la temporada de 1958.

En sus primeros años, los Mets se convirtieron en el hazmerreír del negocio. Entre 1962 y 68, promediaron 56 victorias y 105 derrotas por temporada, perdiendo 100 o más encuentros en cinco ocasiones.

En 1969, la historia cambió abruptamente.

Dos años antes, había llegado a las Grandes Ligas un fenómeno llamado Tom Seaver. En 1968, recibieron a Jerry Koosman y al año siguiente le tocó el turno a Gary Gentry. Con ellos, sobre todo con Seaver, los Mets tenían las piezas de una poderosa rotación que un equipo ganador necesita, más aún en aquella época cuando los conjuntos dependían más de sus abridores y menos de su bullpen.

En la temporada que marcó el inicio de la era divisional, los Mets fueron colocados en la División Este de la Liga Nacional.

Para el 27 de mayo tenían marca de 18- 23. Parecía que otra temporada de mediocridad y decepción les esperaba. Sin embargo, de ahí en adelante se metieron en una racha en la que ganaron 82 de los 121 partidos restantes y rebasaron de manera espectacular a los Cachorros de Chicago para ganar la división.

Seaver fue el gran protagonista, compilando marca de 25-7, 2.21 para obtener el primero de tres premios Cy Young. Fue secundado por Koosman y Gentry, quienes sumaron 30 victorias entre los dos, y un excelente bullpen liderado por Tug McGraw y Ron Taylor.

Un jovencito llamado Nolan Ryan tuvo récord de 6-3 en rol de relevista y abridor ocasional.

En la Serie Mundial, los Mets superaron a los ampliamente favoritos Orioles de Baltimore en cinco juegos gracias a su hermético pitcheo, que tuvo PCL de 1.80 en el clásico, la ofensiva oportuna de Donn Clendenon y Al Weis y brillante defensa de los jardineros Tommy Agee y Ron Swoboda.

Este año se conmemora el aniversario 50 de esos llamados “Milagrosos Mets” que, bajo la tutela del dirigente Gil Hodges, lograron lo inesperado.