Listin Diario Logo
13 de noviembre 2019, actualizado a las 07:00 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 09 de marzo de 2019

PRESENCIA DOMINICANA

Deporte-espectáculo

  • Deporte-espectáculo
Tony Piña Cámpora
tonypiñacampora@gmail.com
Twitter:@pinacampora

El impacto generado por las firmas de los agentes libres Manny Machado y Bryce Harper de parte de Padres de San Diego y Filis de  Filadelfia descubren inquietudes que abarcan un área más allá del deporte. En una disciplina de la naturaleza del béisbol está bien establecido que un solitario jugador no hace la diferencia para que un equipo cambie en el terreno de una situación de malestar a una de bienestar, por más capacidad que este tenga. Pero en lo que se refiere a la parte de espectáculo que posee el deporte profesional sí puede hacer diferencia un determinado tipo de atleta.  

La información revelada a raíz de las firmas de Machado y Harper sobre el valor en exceso del precio a que se estaban pagando las camisetas de ambos y la cantidad de taquillas que los Filis vendieron al día siguiente de  anunciarse el acuerdo con Harper comprueban esta afirmación. El caso de este es el más notorio. Sus aportes como jugador se basan en su bate. Tiene evidentes limitaciones en el corrido de las bases y en la defensa de los bosques, incluyendo un brazo por debajo del promedio y no obstante en Filadelfia decidieron hacer el fabuloso pacto.

Este hecho es ejemplo de lo que puede obtenerse si se manejan correctamente las reglas que rigen el mercado en el mundo capitalista. Ha sido un producto de notorios defectos muy bien vendido. Se creó una necesidad y surgió un comprador. Elegido Jugador Más Valioso en 2015, hace tres años, cuando encabezó la Liga Nacional en carreras anotadas, jonrones, Porcentaje de Embasarse y slugging, parecía que al fin se iban a cumplir las expectativas que alrededor de su potencial se habían creado desde que fue firmado como primera selección del draft del 2010 por los Nacionales, afianzándose estas al ser elegido Novato del Año en el 2012 con apenas 19 años de edad. Sin embargo no fue así, en las últimas tres campañas sus resultados están muy alejados de lo que esperaban sus patrocinadores, aunque debe considerarse la lesión sufrida en 2017 que afectó el desempeño ofensivo que estaba logrando hasta ese momento. Los resultados que obtuvo el año pasado no se corresponden con la imagen que se ofertaba en el mercado. El as que debe haber esgrimido en las negociaciones un representante del talante de Scott Boras es el de la edad de Harper. Está firmando un compromiso de trece temporadas sin opción de salida a los 26 años de edad y eso reduce el mayor riesgo que la experiencia indica. La mayoría de los últimos contratos de plazos tan extensos vía agencia libre no han dado los frutos deportivos esperados, aunque no es posible medir con exactitud los ingresos inducidos por la presencia del personaje en la parte que corresponde al entretenimiento.

Y ahí es donde está el secreto. La demanda del público es abstracta, necesitan más la candileja del espectáculo que deslumbre que la concreta hazaña física del atleta. Esto no es exclusivo del béisbol y mucho menos del deporte en general, abarca el arte y la cultura y todo lo que diferencia al ser humano del resto de los seres vivientes que habitan el planeta. Está prevaleciendo en la sociedad una tendencia a la superficialidad y eso debe preocupar.

PACTOS ANTERIORES
Antes de las firmas de Manny Machado y Bryce Harper vía la agencia libre, los diez contratos más lucrativos firmados en esas condiciones, no se incluyen las extensiones, fueron definidos en este siglo y los únicos en los que la contribución del atleta en el terreno aumentó fueron los dos de Alex Rodríguez, el primero con los Rangers en 2001 y el segundo con los Yanquis en el 2008 y el de Max Scherzer con los Nacionales que aún está proporcionando jugosos frutos. En ese sentido se puede considerar también como positivo el de Mark Teixeira con los Yanquis en 2009.  

En los demás se pagó por el pasado, en el plano deportivo se redujo la aportación. Los dominicanos Albert Pujols con los Angelinos en 2012 y Robinson Canó con los Marineros en 2014, Prince Fielder con los Tigres en 2012 y en 2016 los lanzadores David Price y Zack Greinke con Medias Rojas y Diamondback y Jayson Heyward con los Cachorros se pueden calificar de inversiones fallidas. El tiempo mostrará el resultado de las recién concretadas.