Listin Diario Logo
20 de noviembre 2019, actualizado a las 04:09 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 19 de febrero de 2019

TRIBUNA ABIERTA

Es tiempo

  • Es tiempo
Juan F. Puello Herrera

Luego de concluida la edición 61 de la Serie del Caribe en Panamá, le manifesté a mi amigo Vitelio Mejía que descansaría respecto al reclamo que he venido haciendo sobre algunos Estadios de béisbol en nuestro país, especialmente el Quisqueya - Juan Marichal, esto debido a la fuerte inversión que hizo la Confederación del Caribe en el Estadio Rod Carew de la ciudad de Panamá, que se encontraba en condiciones deplorables.

No obstante, desde hace muchos años vengo propugnando porque se modernicen las instalaciones deportivas que albergan a algunos de los equipos que conforman nuestro béisbol profesional.

Pero antes de motivar esto, vale decir, que en la República Dominicana estamos sometidos a una cultura de la dejadez de una pobreza, no de cómo se vive, sino de cómo se piensa. Esta situación no permite que avancemos hacia una modernidad que fije metas precisas en cuanto a la educación de un pueblo, que cada día se aleja de valores como la responsabilidad y el respeto. La falta de un concepto definido de lo que es un ciudadano, conduce a un egoísmo donde lo que prima es resolver los problemas individuales, aunque esto implique la “arrabalización” del entorno donde vive y desarrollan sus actividades.

Desde esa perspectiva es una pena que estemos atrapados en esta vorágine, porque haya un grupo que prefiera vivir en una miseria permanente de su falta de criterios que impiden avanzar hacia un estado de cosas donde se imponga el buen juicio y el bien común. Por esto, ya es tiempo, es el momento, de que pongamos todo el empeño por mostrar que nos queda algo de dignidad, permitiendo una reestructuración, primero del pensamiento, para luego convertirlo en obras productivas y de progreso.

La situación planteada no es ajena a las instalaciones deportivas citadas, porque el béisbol quiérase o no constituye una de las fuentes de ingresos económicos más importantes para el país, pero también referente obligado a la obligado a la hora de ubicar geográficamente a la República Dominicana.

Evito mencionar estadísticas que comprueban lo afirmado, porque no se trata de números que son vistos de una manera fría, sino de una realidad que no es contradictoria. Es tiempo de hacer una revolución deportiva en al ámbito del béisbol profesional, y para empezar es preciso adecentar los estadios, ponerlos en condiciones para que la gente se sienta confortable y disfrute del espectáculo como se merece.

Por tanto, mejorar el entorno de las instalaciones deportivas, es una tarea pendiente imponiendo el orden, para que sean aprovechadas por las personas como lugares de esparcimiento, limpiándolos de toda la inmundicia que los rodea. En esta labor de concientización y realización deben integrarse tanto los empresarios privados como el gobierno para que juntos recuperen estas obras deportivas que tanto han aportado para el entretenimiento de un pueblo que es merecedor de mejor suerte.

Invita a que pongamos el empeño, para que no sintamos la vergüenza de evadir con excusas, cuando algún visitante extranjero quiere ir al lugar donde han jugado nuestras estrellas de las Grandes Ligas.

Se dice que la “vida está compuesta de momentos, y un momento que se desperdicia es una batalla que se pierde”. Es tiempo ya de dar estos pasos, porque este es la medida de los negocios y porque estamos perdiendo oportunidades que probablemente no se repitan, ya que hay otras plazas que si están poniendo su empeño para ser tomadas en cuenta en proyectos importantes. Me refiero específicamente al Clásico Mundial de Béisbol y otros importantes eventos, que, si no se han celebrado en la República Dominicana, es porque no hay condiciones para que se realicen. Ya es tiempo de hacer y construir, no perdamos la oportunidad.